autonomo con empresa

A la hora de emprender son muchos los que escogen hacerlo a través de la figura del autónomo. Pero puede que llegado un determinado momento, si tu nivel de negocio aumenta mucho, ya no te salga rentable esta opción y sea mejor constituir una sociedad. Hacer el cambio no es tan complicad como parece, pero debes saber acertar con el momento para pasar a trabajar bajo el amparo de una persona jurídica.

De entre las muchas opciones que puedes elegir, quizá la más adecuada sea la de Sociedad de Responsabilidad Limitada, lo que conocemos comúnmente como una SL. ¿Quieres saber si ha llegado el momento de crear tu propia entidad mercantil? Vamos a ver algunas razones que pueden convencerte de hacer el cambio.

Protege tu patrimonio

autonomo o empresa

Como ya sabrás, no existe la figura del autónomo de responsabilidad limitada. Esto implica que respondes de todos los gastos asociados a tu actividad profesional tanto con los bienes que tienes adscritos a la misma como con tus propios bienes personales. Es más, si estás casado en bienes gananciales, incluso podrías estar poniendo en riesgo los bienes de tu pareja.

A través de una sociedad lo que haces es limitar tu responsabilidad. Esa sociedad va a tener un patrimonio, y será el mismo el único que responda ante posibles deudas. Esto implica que tus bienes personales van a permanecer a salvo. Así que si ves riesgo de acumular deudas, lo mejor es que te pases de autónomo a sociedad.