ordenadores de buceo

Los ordenadores de buceo se han vuelto imprescindibles tanto para los aficionados como para los profesionales de esta actividad, puesto que además de ofrecer funciones como un historial de inmersiones, ayudan a preservar la salud del buceador.

Para que elijamos el mejor cuando vayamos a comprar uno hemos hecho una guía de compra con los que consideramos que son los más adecuados, cada uno en un rango de precio distinto.

Cressi Leonardo

Cuando empezamos en el buceo necesitamos un ordenador económico y sencillo como este Cressi Leonardo, que es uno de los ordenadores de buceo de Portosubmás demandados por su relación entre calidad y precio.

Estamos ante un ordenador para iniciarnos, con pantalla grande y una distribución de los dígitos que nos permite leerlos de un vistazo. Para facilitar la lectura la pantalla cuenta con retroiluminación.

El ordenador de buceo de la marca italiana, pese a su sencillez, ya nos permite bucear en modo Aire, en modo Nitrox y en modo Gage, aunque no vamos a poder cambiar el modo mientras estamos debajo del agua y tampoco tiene modo apnea.

Nos permite saber el tiempo de inmersión, a qué profundidad estamos y la que hemos alcanzado, podemos ver un gráfico de toxicidad de oxígeno del SNC y los límites de descompresión.

Como punto negativo, tendremos que pagar aparte el software de Cressi y la interfaz para conectarlo al ordenador, aunque como ordenador para principiantes no tiene rival.

Tampoco lleva integración de aire inalámbrico, aunque no lo podíamos esperar por este precio.

Mares Smart

Si vamos avanzando en la afición llega el momento de cambiar de ordenador de buceo y el Mares Smart es una buena opción, puesto que su diseño lo hace también compatible con el día a día.

Este Mares Smart se ha centrado mucho en la seguridad de su usuario y por eso cuenta con alarmas que avisan de la saturación de oxígeno seguro y de cuándo hay que parar para la descompresión. Incluso es capaz de bloquearse un día entero si ascendemos demasiado deprisa durante más 66 % de la inmersión, lo que es una garantía para nuestra salud.

Por fuera parece sencillo, pero lo podemos usar para llegar a los 150 metros de profundidad y registrar 25 horas de buceo para poder ver luego los datos en nuestro ordenador.

Viene preparado para usar con Nitrox y podemos llegar a usar dos gases en la misma inmersión, pudiendo cambiar entre uno y otro sin salir del agua.

También tiene un modo apnea y el único, pero que le podemos poner es que no tiene integración de aire inalámbrica, algo que debería ofrecer al menos como una opción.

Sunto EON Steel

Al principio decíamos que íbamos a ofrecer una solución para cada buceador. El Sunto EON Steel es para los buceadores más avanzados, y se nota nada más ponerlo en la mano y comprobar que en lugar de pilas lleva una batería recargable que le da una autonomía muy amplia.

Lo primero a destacar es que, de manera opcional, sí que tiene integración de aire inalámbrica. Esto consiste en colocar un sensor en la botella que se comunica de manera inalámbrica con el ordenador, de manera que podemos mirar cuánto gas nos queda.

La pantalla es soberbia. Grande, clara a todo color y con unos botones enormes que nos van a permitir manejar el ordenador con guantes gruesos.

En cuanto a los gases, nos permite usar Aire, Nitrox e incluso Trimix para hacer inmersiones a una mayor profundidad, puesto que con este ordenador de buceo vamos a poder bajar hasta los 150 metros.

Viene equipado con brújula y se puede cambiar la altitud, lo que nos sirve para bucear en lagos en montañas sin problemas de seguridad.

Tiene una única desventaja y es su precio, aunque dadas las características que tiene no nos parece elevado.