Los primeros roboadvisors a nivel mundial se crearon en 2008 y desde entonces su crecimiento ha sido exponencial. En España, los bancos más digitales no han querido quedarse atrás, y desde hace dos años Banco Santander, CaixaBank y Bankinter también ofrecen esta forma de inversión automatizada. A través de ella es más fácil llegar a un público jóven, y de ahí la guerra de precios.

Cada roboadvisor tiene unas características. En un primer nivel se puede distinguir los que dependen de gestores automáticos y los que, además, cuentan con un comité de inversión. Al contratarlo, el cliente firma un contrato en que delega la gestión del patrimonio invertido; es decir, da permiso para que el banco gestione el dinero a través de carteras que inviertan en fondos de inversión, ETFs u otros instrumentos financieros, dependiendo de la entidad.

LOS 15 MILLONES DE POPCOIN

Bankinter fue la primera entidad española en desarrollar esta plataforma que se llama Popcoin y se basa en la filosofía de modelo hibrido; es decir, combina la tecnología y la experiencia del equipo de análisis y mercados del banco.

Para poder invertir no es necesario tener cuenta en el banco, cualquier inversor con cuenta en una entidad financiera española puede abrir una cartera de fondos adecuada a su perfil, ya sea de gestión activa o de gestión delegada (cartera indexada), además de planes de pensiones.

En su caso, se puede contratar desde 1.000 euros y está disponible desde la web y la aplicación móvil. Dos años después de su lanzamiento, Popcoin gestiona un patrimonio de más de 15 millones de euros y tiene más de 1.400 clientes.

Como en la mayoría, no existen ningún tipo de penalización por retirada de dinero o reembolso de los fondos. De manera que cada inversor puede realizar un reembolso cuando quiera y sin coste. Solo existe la comisión de gestión.

OPENBANK, DESDE 1€

El banco 100% digital del Grupo Santander, OpenBank, también dispone de este servicio. En su caso, si hay que abrir una cuenta corriente aunque esta no implique comisiones ni gastos. La inversión mínima inicial es de 500 euros y posteriormente se pueden hacer aportaciones puntuales o periódicas (con periodicidad diaria, semanal o mensual) desde 1 euro.

No hay coste por cancelación, pero si tiene una comisión de gestión anual (aunque el cobro se hace de forma mensual, prorrateándolo), va por tramos, en función del importe invertido. Así, en un extremo estarían los saldos inferiores a 25.000 euros, donde se cobra el 0,85% + IVA (1,03% IVA incluido) y en los saldos iguales o superiores a 1.000.000 euros, 0,35% + IVA (0,42% IVA incluido)

En el roboadvisor de OpenBank la gestión se realiza a través de fondos de inversión de gestión activa y gestión pasiva. Y las decisiones se toman en el Comité de Inversiones, que está asesorado por BlackRock y por Santander Asset Management, quienes ayudan en la selección de fondos de inversión.

En la gestión, se prioriza la inversión en fondos ESG (inversión sostenible) desde donde se busca ser más eficientes y estables en el medio y largo plazo. A nivel mundial, apuestan por fondos de inversión fiscalmente traspasables. Es decir, los cambios y ajustes que se hacen en las carteras de los clientes, se hacen mediante traspasos de fondos de inversión. De esta forma el cliente, no tiene que tributar. Y cuentan con 22 clases de activos diferentes, de mercado monetario, renta fija, renta variable y activos reales.

CAIXABANK APUESTA DOBLE

Los clientes de CaixaBank que opten por invertir mediante un roboadvisor tienen dos opciones, el recién lanzado Imagin&Invest, a traves de imagin. O el del banco, Smart Money. Las condiciones son las mismas y al tratarse de un producto totalmente digital solo se puede contratar desde la app.

En el caso del primero, cuando se contrata una cartera gestionada se tiene que vincular a una cuenta imagin y no hace falta abrir una cuenta adicional. Por su parte, Smart Money ya cuenta con más de 70.400 carteras y un patrimonio de más de 1.680 millones de euros.

La inversión mínima también empieza en 500 euros y la comisión de gestión discrecional es del 0,6%. Las carteras Smart Money implican un servicio de gestión discrecional de carteras de fondos titularidad de CaixaBank. CaixaBank Asset Mangement gestiona las carteras, por delegación, así como los fondos subyacentes.

En total, invierten en una gama de 11 fondos: los Fondos Smart. Se trata de fondos de inversión de gestión pasiva optimizada que tienen como objetivo replicar los índices de referencia con muy poca diferencia respecto a los mismos (low tracking error). Estos fondos invierten principalmente en ETF y futuros para aproximarse mucho a sus índices, tanto en renta fija como en renta variable.

Comentarios de Facebook