Grupo Godó

La industria televisiva catalana arrancó el curso otoñal con ilusión: TV3 se preparaba para cubrir un procés que lo llevaría en octubre a su máximo de audiencia en la última década, 8TV renovaba su parrilla y hasta el Centro Territorial de TVE en Catalunya duplicaba su programación en catalán.

Pero apenas han pasado cinco meses después del comienzo de la temporada y la situación no puede ser peor. En especial en TV3, con unas evidentes implicaciones con la situación política local que le colocaron en el tapete político del 155. Tampoco la rotunda apuesta de RTVE se ha saldado con números positivos.

En el caso de 8TV la situación podría conllevar el cierre de un proyecto que ha arrojado unas pérdidas de 24 millones de euros entre 2010 y 2016. Esta situación se ha convertido en irreversible después de la fallida irrupción de Mediaset, que abandonó definitivamente el accionariado del canal en el pasado verano y que desde el 31 de diciembre dejó de comercializar a través de Publiespaña una cartera que sumó el 1 de enero del presente Pulsa Media Consulting.

El Grupo Godó y 8TV

Es evidente que la situación económica del Grupo Godó y  8TV no es la propicia y ahora se ha convertido en un problema porque hasta La Vanguardia, que había soportado de forma estoica la crisis, sumó números rojos por valor de más de 900.000 euros en 2016. También se vigila el posicionamiento político del canal, tutelado desde el pasado mes de noviembre por el ex dircom del Banco Sabadell Ramón Rovira, aterrizaje que se advirtió en varios medios como un acercamiento entre el Conde y el unionismo.

Y ‘Cuéntame cómo pasó’ sobrevivió a sus escándalos internos

La decimonovena temporada de 'Cuéntame cómo pasó' se estrenó la pasada semana de forma sobresaliente: 2,9 millones de espectadores y un espectacular 17,7% de...

Pero la llegada de Rovira no ha venido acompañada de buenas noticias, ya que desde organismos públicos han llegado noticias negativas que han afectado a la parrilla y cuentas de 8TV. Porque en diciembre la Xarxa Audiovisual Local, ente dependiente de la Diputación de Barcelona, decidía dejar de apostar por el espacio vespertino ‘Catalunya directe’, al que proveía de imágenes desde sus pequeñas emisoras locales. Pero este espacio ya ha sido cancelado del canal, tal y como avanzó El Nacional, tras alcanzar el 2% de share con dificultad.

Tampoco ha funcionado la franja de tarde-noche tras la salida el pasado junio de Josep Cuní, que la pasada semana estrenó un documental de forma discreta en Cuatro. El comunicador resultaba “demasiado caro” para un canal, el del Grupo Godó con los escuálidos ingresos de 8TV, pero sus sustitutos no han hecho más que empeorar la franja. Una franja que la temporada pasada ocupaba una ventana de más de cuatro horas de actualidad, reducida a tres en 2018 de la mano de la tertulia deportiva ‘Fora de joc’ y de la tertulia política ‘8 al día’, presentada por rostros ligados a la exitosa emisora radiofónica RAC1, líder en Catalunya. Pero de ‘8 al día’ ha salido la presentadora Laura Rosel, nuevo fichaje estrella de TV3 para las noches de los sábados en prime-time.

La otra mala noticia ha llegado desde TV3, canal al que el Ministerio de Hacienda reclama 167 millones de euros por unas deducciones indebidas en el IVA. Este hecho ha provocado que la Corporación pública catalana aplique recortes. Y éstos afectan directamente a 8TV, que se quedará sin los 1,9 millones de euros de ingresos anuales que le inyectaba TV3 por arrendarle un canal con el que la cadena pública emitía en Alta Definición (HD). Esta dura noticia ha tenido daños colaterales: ‘Arucitys’ ha visto recortado su presupuesto y duración desde enero, por lo cual Alfonso Arús se ha quedado sin una hora de emisión diaria pese a ser el comunicador estrella del canal con más de 3.000 programas a sus espaldas después de 16 años de relación profesional con el canal de Godó.