Grenergy

La evolución de las energías renovables en España ha tenido dos épocas muy diferenciadas. Tanto para el desarrollo físico de plantas, sobre todo solares y eólicas, como la propia inversión. Ante este escenario, Grenergy estima que ahora es el momento de dar el salto al Mercado Continuo, puesto que el escenario renovable vuelve a estar a favor.

Así, este antepenúltimo lunes de 2019 será un momento clave para la compañía. El paso del MAB al Continuo era obligado y necesario. Además, según estima el CEO y Fundador de Grenergy, David Ruiz de Andrés, hace cuatro años se complicó el sector energético con la congelación de las primas a las renovables, pero eso quedó atrás.

Ahora, como atractivo para los inversores, De Andrés cree que se trata de un sector con muchas oportunidades de negocio y eso es algo que ya ha calado. En este contexto, la foto fija de Grenergy ahora mismo es que se ha convertido en la cotizada que más se ha revalorizado en la Bolsa española, multiplicando más de 12 veces su valor al pasar de los 31 millones a los más de 400 en solo cuatro años.

El modelo de negocio combina la generación de energía con la rotación de activos, algo muy importante para no ser una compañía de ingeniería; y Grenergy ha pasado de los 300 MW a los 4.000 MW en desarrollo desde entonces, incorporando 1.500 adicionales solo en el último año.

OBJETIVO DE GRENERGY: MULTIENERGÍA

Según ha explicado el CEO de la compañía en un encuentro con la prensa antes del toque de campana oficial, el objetivo de Grenergy es convertirse en una compañía de multienergía. Es decir, hasta ahora su enfoque estaba centrado en el desarrollo de la renovable solar, pero la eólica viene con tanta fuerza que no se pueden quedar atrás en su desarrollo.

Y no solo eso. De Andrés asume que el desarrollo de baterías será algo fundamental junto al propio crecimiento de las energías renovables. Y, precisamente sobre el negocio, De Andrés ha asegurado que ahora mismo no hay una necesidad imperante de nuevas subastas de capacidad por parte del Gobierno.

Desde la compañía estiman que las subastas tienen sentido cuando el mercado no puede por sí mismo desempeñar bien las funciones de desarrollo de negocio. Pero ahora mismo, cuando las conexiones de las pasadas subastas apenas se han generado, parece algo precipitado ejecutar una nueva subasta.

Incluso, el fundador de Grenergy cree que nuevas subastas podrían distorsionar el mercado y generar precios de la energía bajos en un contexto que todavía no es del todo así. Creen que para sistemas aislados, como sucede en Canarias o Baleares, el Gobierno sí debe intervenir, pero en los demás casos no haría falta. En todo caso, de producirse, lo que exigen es que no haya especulaciones con las conexiones ni se fagociten los proyectos que son comprados para revenderlos a mayor precio.

Comentarios de Facebook