José Manuel Soria anunció en abril de 2015 la apertura del concurso de 6 nuevos canales de TDT. El entonces ministro de Industria señaló se valorarían “los aspectos relativos a mejora del pluralismo y de la expresión libre de ideas y corrientes de opinión, mientras que en el caso de los canales en alta definición se ha valorado la oferta de una programación que contenga contenidos de alta calidad de imagen y sonido y la oferta de servicios innovadores”, señalando que buscaba “una mayor representatividad de los plurales intereses y corrientes de opinión de la sociedad”. Pero estas 6 nuevas señales acumulan 18 meses en antena y no hay rastro de mayor pluralidad. Tampoco ha mejorado de forma significativa la producción propia, situación que hubiese ayudado a la industria televisiva.

Los espectadores no han recibido con los brazos abiertos a estos nuevos proyectos: 6 de los 7 canales menos vistos en TDT en octubre fueron los que surgieron fruto del citado concurso. Atreseries, del Grupo Atresmedia, fue líder con 1,2 puntos de share y duplicó a Be Mad TV, de Mediaset. Ambas escuderías han complementado su oferta buscando ampliar su target comercial con estas nuevas ofertas. La rentabilidad de estos dos gigantes, que crean empleo y son los que nutren la TDT, conlleva que estos dos canales no solo supongan un motivo de preocupación, sino una ventana extra para sus contenidos. El verdadero problema se sitúa sobre DKiss, TEN o Real Madrid TV.

DKiss, canal propiedad d Blas Herrero, marcó un 0,8% de share en octubre con una maratón diaria de productos americanos propiedad de Discovery. TEN y Real Madrid TV se colocaron como farolillos rojos de la TDT con 0,3% de share. En la emisora hermana de Kiss FM no hay rastro de música ni de espacios propios. Tampoco tiraron cohetes en Trece, propiedad de la Conferencia Episcopal, pese a que sumó 2,1 puntos en octubre tras 7 años en antena, periodo en el que ha sumado más de 70 millones de euros de pérdidas. TEN por su parte sustenta su parrilla con 10 horas diarias de espacios dedicados a la videncia y a las teletiendas. Raúl Berdónes, su presidente y fundador, anunció en su lanzamiento que el canal contaría con 22 millones de euros y explicó en marzo del pasado año que iba a invertir 5 millones adicionales. No sabemos si estas cifras se invirtieron, pero la producción propia brilla por su ausencia tras haber fracasado su principal apuesta, el magazine diario #TENdencias.

Trece por su parte ha reducido sus espacios en directo tras la cancelación de varios programas y el despido de decenas de trabajadores. Para aminorar la ruina Barriocanal ultima un acuerdo con una “major americana”, con Sony apareciendo en todas las quinielas. Gol TV por su parte emite 9 horas y medias diarias de teletiendas y hasta 6 de reposiciones, sustentando su programación en el informativo ‘El Golazo de Gol’, en varios encuentros futbolísticos que se emiten dentro del contenedor ‘Directo Gol’, y en multitud de combates con tintes violentos en prime-time. Jaume Roures se encuentra detrás de este proyecto y además produce Real Madrid TV, canal propagandístico del club merengue. La obtención de esta licencia evidenció una vez más el poderío de Florentino Pérez, gran valedor de un proyecto que tiene un coste anual de alrededor de 30 millones de euros.

31 cadáveres son demasiados

Los editores independientes intentan sin suerte abrirse paso en la TDT. Barriocanal explicó hace algunas semanas que la imposibilidad de cuadrar los números de Trece se debe a que con un 2% de share apenas facturan 10 millones de euros, recordando que el coste de emitir tan solo la carta de ajuste por el pago a Abertis supone 5 millones de euros. Esta situación ha forzado a algunos editores a mercadear con las licencias. Ejemplo son Unidad Editorial o Vocento, que alquilan sus dos señales tras haber fracasado con proyectos propios. El editor de ABC logró unos beneficios de 3,7 millones de euros en los nueve primeros meses del presente año gracias al alquiler de sus canales a Paramount (Viacom) y Disney.

Recuerden que desde el nacimiento de la TDT 31 canales nacionales han cesado sus emisiones: Quiero TV, Gol TV, Canal + 2, AXN, Cultural.es, Telehit, Hogar 10, La Sexta 2, Sony en Veo, Tienda en Veo, Veo 7, Marca TV, La Tienda en casa, Telecinco Estrellas, Telecinco Sport, Cincoshop, Telecinco 2, Canal Gran Hermano, CNN +, Canal Club, Net TV, Flymusic, La 10, MTV, Intereconomía, EHS TV, La Siete, Nueve, Nitro, Xplora y La Sexta 3 (estos cinco últimos por decisión judicial). A esta colección de cadáveres habría que añadir la lista infinita de canales autonómicos o locales que también cerraron, entre los que se encuentran Localia TV (Prisa vendió o renunció a licencias tras el nacimiento de Cuatro), Libertad Digital TV (Losantos también mejoró sus cuentas vendiendo sus señales en Madrid), o el Canal 7 de José Frade.