endesa

La consejera de Desarrollo Económico de Euskadi, Arantxa Tapia, ha reiterado que el Gobierno Vasco hará todo lo posible para tratar de lograr la “mejor solución” para el conflicto entre Gestamp y los trabajadores de Matricería Deusto y GTS, filiales del grupo internacional que la dirección pretende cerrar.

Tapia ha respondido este viernes, en el pleno de control del Parlamento Vasco, a una pregunta de EH Bildu sobre las medidas que pretende adoptar el Gobierno Vasco para evitar el despido de los 230 trabajadores de estas empresas, algunos de los cuales se han concentrado frente a la sede de la Cámara.

El parlamentario de EH Bildu Iker Casanova ha subrayado que el Ejecutivo autonómico y el grupo industrial mantienen una relación “muy estrecha”, con convenios y ayudas públicas para el desarrollo de diversos proyectos.

No obstante, ha lamentado que esa relación puede haberse vuelto “parasitaria” por parte de Gestamp, al considerar que la multinacional ha podido renunciar a los “compromisos” asumidos mientras sigue percibiendo fondos públicos.

Por ese motivo, ha reclamado a Tapia que utilice la capacidad de “presión” que pueda tener sobre el grupo, y que “cuestione” todos los convenios y ayudas destinados al mismo si la compañía “sigue empeñada en echar a 230 trabajadores” después de haber tenido beneficios “millonarios” y cuando sigue siendo un grupo “absolutamente rentable”.

MEDIDAS “DIFERENTES”

Tapia, por su parte, ha reiterado que el Gobierno Vasco seguirá trabajando para tratar de encontrar la “mejor solución” a este conflicto, de forma que la dirección plantee una medida “diferente” al cierre de Matricería Deusto y GTS.

Además, ha asegurado que las intenciones de Gestamp respecto a estas empresas no guardan relación con los distintos ámbitos de colaboración que mantiene el grupo con el Gobierno Vasco en materias relacionadas con la formación, la internacionalización y el desarrollo industrial, en los cuales -según ha dicho- se están cumpliendo los objetivos fijados.