5g

Las arcas públicas siguen tiritando. El estado de la hucha de las pensiones ya supone un drama, y el último invento del Gobierno de poner impuestos a la banca ha caído como una bomba. Por lo tanto, todo ingreso para el tesoro público será bienvenido. En este sentido, una inyección serán las próximas subastas de espectro de radio para el despliegue de futuro 5G. Aunque la horquilla recaudatoria varía mucho.

Durante los próximos años se llevarán a cabo las subastas de espectro en las diferentes bandas de frecuencias para que, según dicta la Unión Europea, en 2020 todo esté listo para el despliegue comercial de la tecnología móvil 5G por parte de los operadores de telefonía. Cada banda tiene unas peculiaridades distintas y unos precios relativos. Esto se debe a su capacidad, rango de cobertura y otras características técnicas.

Por ejemplo, durante las últimas semanas se han licitado las de 3,5 Ghz, que comprende todo el espectro desde 3,4 a 3,8 Ghz. El dinero recaudado por el Estado ha sido de 437 millones de euros de manera directa por las frecuencias, aunque esa cifra llegará a los más de 1.400 millones en el pago de tasas y mantenimiento durante los 20 años de licitación.

HP

HP y Lenovo rezan para que le vaya bien a Pedro Sánchez

El sueldo de presidente del Gobierno deja bastante que desear (para el cargo que ostenta). Por lo tanto, no es que los grandes fabricantes...

Pero todavía quedan varias bandas de frecuencia que licitar, y ahí es donde se juega mucho dinero el Ejecutivo de Pedro Sánchez, o el que le sustituya si hay elecciones anticipadas. Por orden de importancia, la principal, es la de 700 Mhz, donde ahora mismo están las televisiones, por lo que implica un segundo dividendo digital para cambiar a éstos de banda y que entren los operadores de telefonía. Pero también quedan por licitar la banda de 1,5 Ghz y la de 26 Ghz.

LA HORQUILLA QUE CARGA EL DIABLO

Las subastas de espectro, tal y como la que se ha llevado a cabo hace unas semanas, se hacen mediante pujas directas por bloques de frecuencia. De este modo, el que más puja, se queda con la asignación. Pero hay diversos factores que influyen en el dinero que se ofrezca, como por ejemplo que sean bandas de frecuencias que estén solapadas, que se encuentre lejos de otras bandas colindantes que produzcas interferencias…

Y ahí es donde entra en juego la pericia de los operadores y, para el Gobierno, ingresar más o menos. Así, según unas estimaciones llevadas a cabo por Bloomberg, haciendo unos baremos sobre lo que se ha pasado en otras subastas a nivel europeo, podría haber una diferencia de ingresos que se sitúe en los 1.718 millones de euros.

La gran diferencia, como se observa en el gráfico, reside en la banda de 700 Mhz, donde la diferencia entre la horquilla de menor valor y la de mayor valor tiene mucha variación. Algo lógico, puesto que habrá mucha competencia para hacerse con espectro en esta banda dado que sirve para llegar muy lejos en zonas de baja densidad geográfica.

Para esta subasta falta como poco un año, puesto que aún no se conocen fechas exactas. Y eso será otro factor determinante, puesto que los operadores tendrán tiempo para decidir cuánto quieren invertir y, lo más importante, cómo será el retorno económico de dicha inversión.