coches eléctricos

El secretario de Estado de Energía en funciones, José Domínguez Abascal, ha anunciado que el Gobierno ha fijado en el texto definitivo del Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC) un objetivo de cinco millones de vehículos eléctricos para España en 2030.

“Es un plan ambicioso, pero ojalá la realidad lo supere. También hacen falta inversiones en infraestructura, y aquí entran tanto fabricantes de automóviles como las compañías energéticas, que son las que finalmente van a suministrar la materia prima“, ha subrayado Domínguez Abascal durante el ‘V Foro Nissan de la Movilidad Sostenible‘, celebrado en Madrid.

El secretario de Estado de Energía en funciones ha resaltado que la movilidad sostenible, sin emisiones, es “imprescindible” para que se llegue a alcanzar una descarbonización de la economía para 2050, en línea con lo que marca Europa. “Debemos transformar la manera en que generamos la energía y en la que nos movemos“, ha apuntado.

Según Domínguez Abascal, el 27% de las emisiones de efecto invernadero en España proviene del sector del transporte, mientras que si también se suman las del sector energético y la industria, esta cifra asciende a más de un 70%.

“INDUSTRIA, GOBIERNO Y CIUDADANOS DEBEMOS HACER JUNTOS ESTE CAMINO”

De este modo, ha destacado que estos tres sectores deben ser el “foco de la transformación” hacia una economía sostenible. Además, ha señalado que dicho cambio es “necesario” tanto del punto de vista medioambiental como del económico, ya que España importó en 2017 el 74% de su energía primaria y cuenta con un déficit de cuenta corriente “muy importante”. Con el PNIEC, el Ejecutivo prevé que se reduzca en 15 puntos porcentuales, hasta un 59%.

“Tenemos muchas razones a favor y ninguna en contra para que hagamos posible esta transformación. Hay que aprovecharla como una oportunidad de cambio de modelo de negocio. Industria, Gobierno y ciudadanos debemos hacer juntos este camino“, ha añadido.

En este contexto, Domínguez Abascal ha destacado que los fabricantes de automóviles están en la “mejor posición” para liderar este cambio, gracias a la aparición de nuevos modelos de negocio como el ‘car sharing’ o el ‘moto sharing’, la agregación de movilidad y la fabricación y el uso de las baterías como parte del sistema eléctrico.

“Da un poco de vértigo porque el automóvil ocupa en nuestras vidas algo muy grande desde hace 100 años. Esta industria tiene una gran importancia en el PIB y en el empleo, pero tenemos que darle la vuelta. Los que inicien antes el proceso serán los campeones de esta transformación, y me alegro de que la industria española esté trabajando fundamentalmente en esta dirección. No tenemos que tener miedo y debemos esforzarnos en adelantarnos a los cambios”, ha subrayado.