El grupo asegurador italiano Generali obtuvo un beneficio neto de 774 millones de euros durante el primer semestre del ejercicio 2020, lo que representa un recorte de las ganancias de hasta un 56,7% respecto al mismo periodo de un año antes, tras realizar ajustes por un importe conjunto de 509 millones de euros.

En concreto, la caída del beneficio refleja la anotación de 226 millones de euros de deterioros del valor de los activos financieros derivado de la evolución de los mercados, de 183 millones de euros por el acuerdo de arbitraje por la venta de BSI y de 100 millones de euros que fueron aportados al Fondo Internacional Extraordinario para la emergencia sanitaria.

Asimismo, el total de primas emitidas alcanzó los 36.500 millones de euros hasta junio, un 1,2% más, gracias a la positiva evolución del segmento de Vida (+1,3%) y No Vida (+0,9%). Generali ha indicado que el resultado neto ajustado, excluyendo los gastos extraordinarios del Fondo Internacional Extraordinario por Covid-19, ascendió a 1.032 millones de euros, un 21,2% inferior.

SOLVENCIA

Por su parte, la ratio de solvencia se mantuvo en niveles “sólidos”, situándose en el 194%, lo que representa un descenso de 2 puntos porcentuales con respecto a los tres primeros meses del ejercicio.

“El resultado del primer semestre del año confirma la validez de la estrategia de grupo, la solidez de su modelo de negocio y la excelencia técnica de Generali, que nos ha permitido hacer frente a este contexto sin precedentes”, ha indicado el consejero delegado de la aseguradora, Philippe Donnet, al tiempo que ha asegurado que la ejecución de la estrategia ha continuado de forma “disciplinada y efectiva”.

Comentarios de Facebook