El gasto con tarjeta en España cayó un 6% interanual en noviembre, tras crecer de forma ininterrumpida desde julio, debido al deterioro del 12% de las compras presenciales y a pesar del repunte del 13% de las transacciones no presenciales, impulsado por el Black Friday, que acotó la reducción del consumo.

Así se desprende del último informe sobre el impacto de la Covid-19 sobre el consumo en España, elaborado y publicado este viernes por BBVA Research, que achaca la merma del gasto con tarjeta al deterioro de las compras presenciales (-12%), tanto con tarjetas españolas (-8%) como extranjeras (-70%).

El descenso del gasto se moderó en la segunda quincena de noviembre hasta el -2% interanual en la última semana. De hecho, las compras no presenciales aumentaron el 21% en la semana del 24 al 30 de noviembre, 15 puntos más que en la del 10 al 16, y las presenciales disminuyeron el 10%, 3 puntos menos.

En noviembre, el gasto aumentó en 17 provincias (42 en octubre) y descendió en 35 (10 en octubre). El crecimiento sobrepasó el 5% interanual en Ceuta, Melilla, Madrid y Guadalajara. Por el contrario, Granada, Girona, León e Islas Baleares registraron caídas superiores al 25%.

Según el estudio, el avance de las compras en 22 provincias en la semana del 24 al 30 de noviembre fue insuficiente para compensar el retroceso en 30. La evolución positiva en Ceuta, Melilla, Madrid y las provincias de Castilla-La Mancha, la Comunidad Valenciana, Extremadura y Galicia contrastó con el deterioro en los restantes territorios.

ALZA EN ALIMENTACIÓN, LIBROS, PRENSA, HOGAR Y TECNOLOGÍA

En cuanto a los sectores, en noviembre el crecimiento del gasto en alimentación, libros y prensa, salud, hogar, tecnología y otros servicios, que incluyen las plataformas de comercio electrónico ylas suscripciones online, no fue suficiente para compensar la caída del consumo en los restantes sectores, en particular alojamiento, viajes, transporte, moda y restauración.

En detalle, las actividades de alimentación, equipamiento del hogar, libros y prensa, salud y otros servicios continuaron impulsando el gasto en la semana del 24 al 30 de noviembre, con incrementos superiores al 10% interanual. El adelanto de las compras de tecnología causado por el Black Friday provocó su descenso en la última semana, apunta el informe.

Las promociones y la evolución de la situación sanitaria explican el adelantamiento de compras presenciales de tecnología a la semana del 17 al 23 de noviembre (58%) y su contracción posterior (-17% en la semana del 24 al 30). Grandes superficies, moda y deportes fueron los “principales beneficiados del Black Friday”.

El repunte de la demanda durante la semana del Black Friday se concentró en el canal no presencial. Destacó el incremento del gasto en otros servicios (111%), grandes superficies (47%) y moda (44%), y la mejora en belleza (-8%).

Con todo, la reducción del gasto en alojamiento (-73% interanual en la semana del 24 al 30 de noviembre), viajes (-69%), transporte (-40%), belleza (-34%), restauración (-30%) y moda (-29%), fundamentalmente, lastró la evolución de las compras agregadas.

LAS CONSECUENCIAS DE LAS RESTRICCIONES A LA HOSTELERÍA SE GENERALIZAN

El informe de BBVA Research explica las consecuencias de las restricciones provocadas por el avance de la Covid-19 sobre la hostelería se generalizaron en noviembre. La reapertura progresiva en la última semana moderó el ajuste en Cataluña, Navarra, Murcia y La Rioja.

Por último, el descenso de las retiradas de efectivo con tarjeta en noviembre (-14% interanual) fue similar al de octubre (-13%). La tendencia se mantuvo en la semana del 24 al 30 de noviembre (-11%). La participación de los reintegros en el agregado de operaciones continuó por debajo de las cifras de 2019.

Las retiradas cayeron en todas las provincias en noviembre. La reducción superó el 20% interanual en Zaragoza, Melilla, Navarra, Teruel, La Rioja, Granada y Araba, y solo en Lugo la contracción fue inferior al 5%.