Antonio Garamendi
Antonio Garamendi

“Estamos de nuevo en una situación complicada”. La confianza de las empresas a día de hoy con respecto a marzo “es muy diferente”, porque han sufrido los efectos de una crisis para la que no estaban preparadas. “Hablamos de un problema sanitario, a consecuencia de un virus, que ha generado una crisis económica; y no de una crisis financiera”, destaca Antonio Garamendi, presidente de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE) en una entrevista con MERCA2.

El vizcaíno reconoce que todos los empresarios (donde él se incluye) pensaban que con las medidas que se estaban tomando desde el inicio de la pandemia iban a poder remontar el vuelo a partir de junio, cuando se levantaron las restricciones. A pesar de que la CEOE ya contemplaba en su día que habría rebrotes. Pero de nuevo, todo se ha descontrolado y ahora solo confían en que la situación se gestione “de una forma ordenada”.

En este sentido, pide protección para las empresas, así “cuando esto pase” podrán volver a ponerse en marcha. Aunque advierte que esto “no va a ser cuestión de un día” y se tardará un tiempo en hacerlo. Esta liga se va a ganar “partido a partido”, pues las empresas españolas tienen muchas fortalezas.

LAS EMPRESAS ESTÁN HIBERNANDO

Ante todo, Garamendi traslada un mensaje “la economía no se puede parar en estos momentos”.  Le reconforta saber que hay cosas “que se están haciendo razonablemente bien” como la puesta en marcha de los créditos avalados por el Gobierno a través del ICO. Además, entiende que se deben renovar y ampliar.

También ve con buenos ojos los ERTE, una solución temporal de protección para los trabajadores, que también permite hibernar a las empresas para que puedan recuperar a los trabajadores cuando todo pase. Reconoce que la última negociación “fue complicada” pues hasta el último minuto estaban fuera de la prórroga el sector del comercio y la hostelería, “imagínate lo que hubiera pasado”, comenta.

De esta crisis no sale beneficiado nadie, ni trabajador ni empresario. El efecto ERTE ha servido para frenar el paro, pero crear empleo ahora “es muy complicado”. En esta línea, comenta la difícil situación que atraviesan las pymes y autónomos, 70.000 han tenido que echar el cierre.

A pesar de todo, hay esperanza, pues en los primeros meses de la pandemia había más de 3 millones de personas en ERTE y ahora 780.000, aunque “posiblemente la cifra va a subir”. Hasta la fecha, se ha demostrado que es “una medida eficaz”, pero el problema es que las empresas “están más agotadas cada mes que pasa”. Sobre todo, porque hace siete meses se pensaba que todo pasaría rápido pero ahora hay muchas más incertidumbres a futuro.

CONFIANZA Y ESTABILIDAD

El presidente de la patronal tiene otra preocupación: la confianza. “Es la clave para que una economía funcione”. Y se refiere a la confianza dentro de nuestro país (inversores españoles, accionistas, empresarios…) como fuera de nuestras fronteras, en concreto de los inversores y fondos extranjeros.

“Ven en nuestro país mucha crispación política, debería haber un respeto profundo al marco constitucional y a veces vemos anuncios muy desafortunados de miembros del Gobierno que generan y producen falta de confianza”. Bajo esta premisa, los inversores extranjeros preguntan a la CEOE sonbre la situación de España.

“En estos momentos lo que se necesita son mensajes estables desde el plano institucional”, apunta. “Es el momento de acuerdos”, sobre todo por el apoyo que España está recibiendo de Europa. Pues la realidad es que, hoy por hoy, la mitad de la deuda pública española la está comprando el Banco Central Europeo. “Esto da muchísima estabilidad, pero en cierta medida anestesia lo que sería el termómetro de si estamos haciendo las cosas bien o mal”, señala.

FONDOS EUROPEOS

Por otra parte, está el Plan de recuperación para Europa, donde España dispondrá de 750.000 millones de euros entre ayudas directas y préstamos. Para que las empresas españolas puedan aprovechar al máximo estos fondos europeos, la CEOE creado “La Oficina Técnica de Apoyo” y la plataforma “CEOExEuropa”.

“Europa nos plantea un plan importante”, y las empresas van a tener que hacer reformas. La patronal ha planteado un decálogo, “una estrategia ambiciosa para modernizar nuestra economía” desde donde se indica que los fondos tienen que ir a proyectos que puedan tener un incremento potencial y sobre todo que sean competitivos. Lo importante es que tengan vocación transformadora de la economía “porque si no tampoco tendría sentido”.

En este sentido, Antonio Garamendi destalla que los fondos deben complementarse con un marco de incentivos fiscales. Una herramienta “muy importante, a veces hasta más que la propia subvención”. Y además permite más agilidad y rapidez.

AHORA NO TOCA LA REFORMA LABORAL

El Gobierno quiere retomar la derogación de la reforma laboral, pero el presidente de la CEOE se muestra claro: “ahora no toca”. Y añade, “no lo dice la CEOE, lo dice el FMI, la OCDE y la Comisión Europea”. Todos defienden que la reforma laboral fue una herramienta eficaz en España para el crecimiento económico. Es más, los ERTE vienen de la reforma laboral de la exministra de Trabajo, Fátima Báñez, “aunque parezca que lo acaban de inventar”.

La reforma laboral se está utilizando “precisamente ahora para resolver los problemas que tenemos”, pero insiste, “creo que ahora no es el momento de reformas”. Produciría falta de confianza, e incluso Europa dice que se debe profundizar en ella.

La CEOE “no tiene problemas” en sentarse en la mesa de negociación para mejorarla. Pues reconoce que hay elementos que tienen algún punto de mejora. Pero en las circunstancias actuales hay que dar confianza permanente al exterior. “Poner este debate encima de la mesa porque pueda interesar desde el punto de vista político, me parece un error”, afirma.

TELETRABAJO  

Antonio Garamendi también explica a este medio los matices de la Ley del teletrabajo después de que los sindicatos le hayan pedido una reunión para adaptar la nueva normativa. En este sentido, comenta cómo ha evolucionado la norma desde el proyecto inicial hasta lo que al final se ha aprobado. “Hay unos cambios profundísimos, además hay un tema que nosotros no podíamos renunciar bajo ningún concepto”.

Se refiere al artículo 1 del estatuto de trabajadores, donde se especifica que la organización del trabajo la ejerce y la tiene la empresa. “Parecía que era un tema optativo y que cada uno iba dónde quería, pero esto no es así”. Aunque si es cierto que el trabajador puede de forma voluntaria negarse.

A su manera de ver, el teletrabajo ha venido para quedarse, pero en el corto plazo no tendrá nada que ver con lo que estamos viviendo ahora, que es “una situación excepcional”. La norma está fuera de ámbito mientras el covid esté encima de la mesa, matiza.  En estos momentos una empresa puede tener el 50% de la plantilla teletrabajando y el otro 50% de forma presencial, pero posiblemente el día que vuelva todo, solo teletrabaje el 10%. “Por eso la cláusula covid era fundamental”.

Pese a ello, reconoce, que el tema “está bastante abierto” a la negociación colectiva, al pacto de cada empresa con sus trabajadores, porque cada sector y cada empresa son diferentes.

PREVISIONES

Garamendi también habla de las previsiones económicas. La pasada semana el FMI situó a España como la peor gran economía avanzada en el 2020, su previsión es que el PIB caida al 12,8% el próximo año. “Me da rabia tener la razón”, pero la CEOE ya habló de una caída del 14% hace mucho tiempo. “Nos dijeron que éramos agoreros”.

También pronostican una deuda “elevadísima”. Entienden que cuando el año que viene la economía empiece a recuperarse, se podrá crecer un 6%, pero puede haber un gap fiscal de consolidación del orden de 60.000 millones “y es ahí donde realmente hay que poner el foco”.

Pese a todo, el presidente de la CEOE señala que los empresarios, por definición “somos positivos”, de lo contrario nunca montarían una empresa. Hay que ir poniendo “ladrillo a ladrillo, cada día”, concluye.