Inteligencia Artificial

La Inteligencia Artificial está irrumpiendo con fuerza en multitud de sectores. La IA puede dejar sin trabajo a muchas personas. De hecho, ya hay algunos sectores donde se están sustituyendo a los trabajadores por algoritmos capaces de aprender y mejorar la forma en la que se realiza un trabajo.

También es verdad que hay ejemplos de alguna inteligencia artificial como la de Amazon o la de Microsoft que han tenido que ser literalmente apagadas por problemas muy serios. Por tanto, se deben mejorar mucho estos sistemas para que puedan ser usados con seguridad. No obstante, para algunas aplicaciones muy concretas, nos pueden mejorar mucho la vida.

En el caso de Amazon, no estaba contento con el resultado. El motivo es que se usaba la inteligencia artificial para contratar a gente, sustituyendo al personal del departamento de recursos humanos. La IA tenia un fuerte sesgo sexista en las contrataciones, y por eso tuvieron que deshacerse de ella y volver a contratar a unos 500 trabajadores.

El caso de Microsoft fue algo más escandaloso. Crearon una inteligencia artificial que gestionaba una cuenta de Twitter propia. Ella aprendía de la red y escribía sus propios tweets o contestaba a otros ya presentes. Esta IA comenzó a ser machista, racista y escribir mensajes bastante ofensivos, comenzó a seguir a líderes políticos que no destacan por la diplomacia, etc.

Finalmente, Microsoft tomó la decisión de apagarla. Pero en este caso, quizás también hay un doble mensaje o moraleja que nos deja este caso. Por un lado, se puede ver que la IA mal usada puede ser una amenaza, y por otro que no hay demasiada bondad y positivismo en las redes, puesto que ella aprendía de los usuarios reales…

Esto no quiere decir que la inteligencia artificial no nos pueda ayudar y mejorar nuestras vidas. Bien utilizada puede tener aplicaciones de lo más variado. Por ejemplo, aplicada a un sistema de piloto automático para vuelos aéreos podría mejorar la actuación de un piloto en momentos de riesgo crítico. Un humano en esos casos podría bloquearse o tomar malas decisiones.

Una IA podría consultar una base de datos de casos similares que hayan ocurrido previamente y determinar qué se hizo o qué se podría haber hecho para evitar el accidente. Y así actuar de la mejor forma. Sin ponerse nerviosa, sin sentimientos que puedan influir y en cuestión de fracciones de segundo.

El Deep learning y la inteligencia artificial mejorarán nuestra salud, y de hecho, ya están mejorando el sistema sanitario en España…

Ahorro de millones de euros

Dinero (Euros)

Uno de los retos del gobierno de Pedro Sánchez de 2019 será implantar más sistemas de inteligencia artificial para actualizar y mejorar el sector de la sanidad. Los avanzados algoritmos gestionarán las citas médicas y gestión de recursos de una mejor forma que los humanos.

Optimizando los recursos de los que se dispone permitirá ahorrar millones en gasto sanitario. Ese ahorro es clave si tenemos en cuenta que la tasa de natalidad ha caído un 40% en los últimos años y que cada vez la población de nuestro país envejece.

El sector sanitario se vuelve insostenible por la poca cotización que hay. Iniciativas como ésta podrían salvar la sanidad pública. Por otro lado, no se necesitará de tanto personal que atienda llamadas para dar citas, atender preguntas de los usuarios, etc.