DIA
Mikhail Fridman.

Tras muchos rumores, por fin se han plasmado las intenciones del magnate ruso, Mikhail Fridman. A través de su grupo LetterOne Investment ha lanzado una opa forma efectiva a la adquisición de las restantes 441.937.819 acciones representativas del  70,999% del capital social de la cadena de supermercados DIA, de la que ya poseía el 29,001%. Además, ha anunciado una ampliación de capital de 500 millones de euros condicionada a la aceptación de la opa y a un plan de rescate para salvar a la compañía.

La oferta se lanza a un precio de 0,67 euros por acción, según un comunicado remitido a la Comisión Nacional de Mercado de Valores (CNMV). Por tanto, la cantidad total máxima que desembolsará por Fridman será de 296.098.339 euros. Según el documento, el precio de 0,67 euros por acción ofrecido por LetterOne representa una prima de, aproximadamente, un 56,1% respecto del precio de cotización de las acciones DIA al cierre de mercado del 4 de febrero de 2019 (0,43 euros por acción).

Asimismo, Letterone considera que DIA “se encuentra de forma demostrable en serias dificultades financieras y requiere la implementación de un plan de transformación integral”. Para asegurar una estructura de capital viable a largo plazo que responda a los requisitos de financiación del plan de transformación y los próximos vencimientos de deuda, Fridman tiene la intención de promover un aumento de capital, cuya aprobación será sometida a la Junta General de DIA. Dicha ampliación de capital es de 500 millones de euros (incluyendo valor nominal y prima de emisión) y un precio de suscripción no inferior a 0,10 euros por acción.

Lidl

Lidl consuma su asalto al centro de las ciudades

Desde hace algunos años, la compañía alemana Lidl centra su estrategia en potenciar su presencia en el centro de las ciudades, donde la gran...

LetterOne se comprometería a suscribir su parte proporcional y a asegurar el resto del aumento de capital (u obtener el aseguramiento de un banco). La ejecución del aumento de capital estarán condicionados a la aprobación de la opa y la consecución de un acuerdo con los bancos en relación con una estructura de capital de DIA viable a largo plazo que sea satisfactorio para LetterOne.

Desde diciembre, DIA ultima un acuerdo con la banca a través del cual tendrá acceso a financiación adicional por importe de 896 millones de euros. Fruto de ese pacto, dispondrá a corto plazo de un importe de 215 millones y podrá acceder a otros 681 millones a través de instrumentos de financiación.

PLAN DE RESCATE

Pero Fridman no solo se conforma con comprar la compañía, sino que tiene un plan de rescate. L1 Retail –la división de comercio minorista de LetterOne– considera que el plan de recapitalización indicativo de 600 millones de euros que actualmente contempla la cadena no aborda los desafíos estratégicos, de liderazgo y de estructura de capital fundamentales a los que se enfrenta DIA, y expone a los accionistas al riesgo de una dilución significativa sin una estructura de capital viable a largo plazo.

Por ello, cree que necesita un plan de transformación llevado a cabo por un equipo directivo de reconocida experiencia a nivel mundial en el sector de la distribución. De hecho, la compañía llega a decir que DIA se encuentra en “un declive estructural y su marca se ha deteriorado de manera significativa”.

También recuerda que en octubre de 2018, DIA anunció una reexpresión de sus cuentas de 2017 y un significativo profit warning para 2018. Estos hechos, “junto con el elevado nivel de endeudamiento de DIA, han limitado la capacidad de la compañía para operar de manera efectiva en el día a día y para invertir en su futuro”. Como resultado de lo anterior, DIA ha sufrido siete rebajas de calificación crediticia de BBB- a CCC+ desde octubre de 2018. El precio de las acciones de la compañía ha caído hasta un 89,3% en los últimos 12 meses, uno de los motivos por los que a finales de año fue excluida del Ibex35.

Kike Sarasola

Kike Sarasola: el agitador hotelero que promete volver a la TV

En cuestión de 50 metros una cámara de televisión graba sus movimientos, dos señoras le piden una foto y un par de besos y...

Así, el plan de transformación integral se basa en seis pilares fundamentales que incluye: una nueva propuesta de valor comercial; reajuste de precios y promociones; una estrategia de red de tiendas adecuada; reclutar nuevo liderazgo y desarrollar el talento interno; mejorar la ejecución de operaciones minoristas; e invertir en la marca y en marketing. La puesta en marcha del plan se llevará a cabo durante cinco años.

L1 Retail asegura estar dispuesto a trabajar con el Consejo de Administración de DIA, sus bancos acreedores, y demás grupos de interés en la implementación de este plan de rescate integral.

Curiosamente, la estructura de DIA había sufrido otro nuevo cambio con la llegada del nuevo consejero delegado, Borja de la Cierva, y tras la salida de los hombres de Fridman. Stephan DuCharme presentó al Consejo de Administración de DIA su dimisión un mes y medio después de haber sido nombrado presidente tras la salida de Ana María Llopis. Más tarde, los consejeros dominicales Karl-Heinz Holland y de Sergio Antonio Ferreira Dias optarían por tomar la misma decisión.

Cuando DuCharme, la mano derecha de Fridman, anunció su marcha ya se entreveían sus intenciones. “Su dimisión viene motivada por su intención de centrar sus esfuerzos en trabajar desde LetterOne en el proceso de diseño y desarrollo de un eventual plan de sostenibilidad a largo plazo para la sociedad, que, en su opinión, podría contribuir a que la sociedad pueda alcanzar sus objetivos comerciales, financieros y estratégicos en beneficio de sus accionistas y terceros interesados”, explicaron en diciembre.