Vladímir Putin
Vladímir Putin.

El interés de Mikhail Fridman por hacerse con DIA ha destapado su historial delictivo oculto bajo un entramado empresarial. Prácticas criminales que incluyen “coacciones” y “amenazas” y que esconden una forma de actuar afín a algunos oligarcas rusos. Daniel Rodríguez, accionista mayoritario de la firma inversora Lehram, es otra víctima de ellos. No de Fridman, pero sí del empresario Gavril Yushvaev.

Ambos magnates rusos tienen en común que están incluidos en la conocida como ‘lista Putin’, en la que se identifica a 96 oligarcas y 114 altos funcionarios del Kremlin que han ganado poder o riqueza gracias al presidente ruso, Vladímir Putin. El documento lo publicó el pasado mes de enero el Departamento del Tesoro de EEUU.

Pero para entender el papel de Yushvaev en esta historia es preciso trasladarse al 13 de noviembre del pasado año, cuando la firma británica Lehram Capital y su mayor accionista, un inversor español, denunciaron en un tribunal de EEUU al bufete Baker & McKenzie por supuesta negligencia profesional en relación con una mina de carbón rusa cuya propiedad intentaban recuperar, según recogió ‘Wall Street Journal’.

CNMV

La CNMV ya conocía la investigación policial sobre Fridman (DIA)

¿Falta de responsabilidad? ¿Inacción? ¿Cinismo? La estrategia que la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) ha seguido con DIA ha despistado a empresa,...

La mina fue adquirida en octubre de 2013 por Lehram. Ese mismo año, el gobernador adjunto de la región de Kemerovo, donde está situado el yacimiento minero, reclamó al director de Lehram en Rusia que autorizara el traspaso de la propiedad a una compañía controlada por el oligarca Alexander Schukin, según la demanda. Ante su negativa fue encarcelado y solo liberado tras firmar dicha autorización y ceder la mina. El inversor español asegura a MERCA2 que ya “no recuperará nunca”. Pero el problema no es solo la mina, sino lo que ha derivado como consecuencia de la denuncia.

Al parecer, la firma de abogados –la misma que usaron en su día Mariano Rajoy y Cristiano Ronaldo– aconsejó a Lehram pedir ayuda para financiar costes legales a uno de sus clientes, un billonario ruso “condenado por un crimen violento”. Según la demanda, el billonario ruso con el que Baker puso en contacto a Lehram es el inversor Gavril Yushvaev.

El inversor español explica a MERCA2 que Yushvaev supuestamente era “una persona de fiar”, pero en noviembre de 2017 un tiroteo dejó en entredicho su fiabilidad. Esa tarde, un conflicto entre los guardias de seguridad en un encuentro de oligarcas poderosos en Moscú terminó en un tiroteo. Seis personas resultaron heridas y una muerta, según medios rusos. Al parecer, dicho tiroteo fue originado por el guardaespaldas de Yushvaev.

AMENAZAS DE MUERTE

Además de perder la mina, Rodríguez lleva tiempo recibiendo amenazas de Tsvetkov, yerno de un miembro del Parlamento ruso y que, además, está conectado a la familia del oligarca que tiene ahora en propiedad la mina siberiana (Alexander Schukin) y relacionado con Yushvaev. Se trata de amenazas vía telefónica o a través de mensajes que ya han sido puestas en conocimiento de las autoridades policiales, según el inversor español.

Con un lenguaje sutil para evitar lanzar amenazas directas, Tsvetkov sugiere en una grabación (a la que ha tenido acceso este medio) al inversor español mudarse a Groenlandia ya que Yushvaev está “aburrido” y “hace mucho que no ha tenido ninguna clase de acción”.

No obstante, y a sabiendas de que el proceso en los tribunales es lento, el inversor español no desiste y llegaran hasta el final de esta historia.