BBVA Villarejo
El juez quiere conocer los trabajos que el comisairo Villarejo hizo para el BBVA en el mandato de Francisco González.

Entrevistas a toda página, salida en olor de multitudes, actos públicos ante los empleados. En las últimas semanas de diciembre sólo faltaba sacarle en procesión. Craso error, y exposición poco afortunada. Nadie podrá decir que Francisco González (Chantada, 1944) no haya intentado salir del BBVA por la puerta grande. El problema es que la escenografía y la parafernalia chocan con la dura realidad, que al final acaba por imponerse estos días.

Ahora gracias a la información publicada por MONCLOA.COM sabemos que algunas de las actuaciones del banco estaban “supervitanimadas” -como si de Súper Ratón se tratara-, por el inquietante comisario Villarejo, hoy en prisión. La información que se empieza a conocer (con la publicación hoy de decenas de miles de llamadas controladas por el banco, incluyendo autoridades del Estado, medios de comunicación y sus propios empleados), invalida una salida con honores.

FG debe explicarse y dimitir inmediatamente de su posición de presidente de Honor de la entidad. Ante el escándalo que estamos conociendo es impensable que pueda tener un cargo honorifico o tutelar la sucesión del banco. El nuevo equipo gestor, encabezado por Carlos Torres, tiene la oportunidad, el deber y la obligación de empezar una nueva etapa. Y deben hacerlo depurando responsabilidades de los errores y excesos del pasado. Deben y pueden hacerlo tras la información que se conocerá estos días, sin grilletes.

LA ETAPA DE FRANCISCO GONZÁLEZ EN EL BBVA

La gestión del BBVA en los 17 años de FG está marcada por los claroscuros. El banco que se encontró en el año 2000 dista mucho del que deja. En su haber la visión tecnológica de la que ha dotado al banco, con una cierta antelación a sus competidores. En su debe incontestables y sonoros fracasos.

Si analizamos el gráfico siguiente, podemos ver como en el año 2000 el BBVA y su mayor rival histórico, el Banco de Santander, tenían un beneficio parecido. 18 años más tarde el Santander casi dobla al BBVA, que ha tenido un crecimiento discreto en el que apenas ha pasado de 2.223 millones en el año 2000 a 3.519 en 2017.

BBVA-Santander-Beneficios-2000-2017-1

FG debe explicarse y dimitir inmediatamente de su posición de presidente de Honor de la entidad

Francisco González deja la presidencia con “un pellizquín”; una jubilación de casi 80 millones de euros en un fondo de pensiones y otros 20 millones de euros en acciones de la entidad.

Cifras record que pudieran hacernos pensar que se trata de un premio al buen hacer, pero nada más lejos de la realidad. Sus accionistas no están igualmente contentos. Tras la fusión con Argentaria, la acción de BBVA cerró 2001 a un precio de 15 euros. En estos momentos cotiza próxima a los 4,59 euros por título, es decir, una caída acumulada de casi 70%. Con franqueza, no parece haber mucho motivo de jolgorio y celebración, por muchos actos públicos que se organicen en La Vela.

BBVA-2000-2017-Francisco-Gonzalez

Volviendo a la comparación con el Banco de Santander, ambos valían a la llegada de Francisco González 50.000 millones. Santander vale hoy 68.000 millones de euros y el BBVA apenas 32.000 millones. No hay más preguntas, señoría.

En cualquier país del mundo, especialmente en los anglosajones, se habría forzado varias veces un cambio de equipo directivo en estos últimos 17 años a la vista de la pérdida de valor para los accionistas, dueños reales de la compañía. Sin embargo, para sorpresa de muchos de nosotros, que lo expresábamos públicamente, en el BBVA nunca pasaba nada.

A su llegada Santander y BBVA disputaban el liderazgo. Hoy Santander vale hoy 68.000 millones de euros y el BBVA apenas 32.000

Era un coto cerrado que su presidente, pese a los malos resultados, atrincherado se resistía a abandonar. Sólo la obligación legal ha logrado forzar la sucesión. Que el ex presidente la intente tutelar imponiendo sucesor, y que se mantenga en la presidencia de honor, es tan inapropiado como surrealista.

La buena nueva es que el nuevo banco post Francisco González tiene activos y cimientos suficientes para empezar una nueva etapa. Una expansiva y de crecimiento, que recupere la credibilidad y el interés de los inversores, que respete las reglas del juego y aporte valor en primer lugar a sus accionistas y en segundo lugar al país.

VILLAREJO Y EL BBVA DE FRANCISCO GONZÁLEZ

“¡Qué intuición tiene FG! ¡Siempre se adelanta a todo!” La frase no es mía, se trata de una exclamación, hace algún tiempo, de un directivo del BBVA, que se maravillaba por cómo su presidente lograba predecir los acontecimientos de forma recurrente. Si tuviera el mismo olfato para la toma de decisiones estratégicas, la cotización del banco sería hoy estratosférica… nada más lejos de la realidad. Pero, no era intuición, ¡eran pinchazos!

Igual, si hubiera sido cuestión de intuición el banco no habría invertido como lo hizo en China, Turquía, y Estados Unidos. 

No era intuición del Presidente: ¡Eran los  pinchazos!

Según conocemos hoy mismo en las revelaciones de MONCLOA.COM no se trataba de intuición. Se trataba de información confidencial, ya que durante años el banco contó con una estructura parapolicial que se ocupaba de saberlo todo de todos. Para ello se cruzaron líneas rojas absolutamente inimaginables hace algunas fechas. Un volumen de llamadas espiadas sin precedentes, más de 15.000 llamadas de teléfono y 3.925 números implicados.

MONCLOA.COM pone a disposición de los afectados un web para comprobar si su teléfono fue monitorizado. Puedes consultarlo introduciendo tu número de teléfono (fijo o móvil) aquí o desde la web del servicio

En esta nueva etapa del banco es obligatorio que FG pase a ser un alegre jubilado disfrutando de una de las pensiones más generosas (¿e injusta?) de la historia de nuestro país. El BBVA empieza de cero y tiene que pasar página de inmediato, romper vínculos con un pasado grave que estamos descubriendo estos días, y del que incluso los más acérrimos, tienen poco margen para estar orgullosos.