juan carlos rey

El rey emérito Juan Carlos I disfruta de su jubilación con la tranquilidad de una pensión que resulta ofensiva para los jubilados españoles que, tras toda una vida de trabajo, están recibiendo una prestación que apenas les da para sus gastos más básicos.  En 2014 abdicó en favor de su hijo Felipe VI, que le asignó una pensión vitalicia de 187.356 euros anuales, en calidad de rey emérito. Esta figura legal no existía hasta entonces en nuestra Constitución por que parece ser que no se había planteado que en algún momento el monarca tendría que ceder la corona a su primogénito.

Pero Don Juan Carlos no cuenta solo con el dinero que le otorga su pensión de jubilado, ya que a lo largo de su vida ha conseguido juntar algunos ahorrillos. Según la revista Forbes, especializada en negocios y finanzas, el rey emérito, habría acumulado una fortuna de 2.000 millones de euros como mínimo, gracias a los diversos negocios privados en los que se ha involucrado. El petróleo ha sido su principal fuente de ingresos. Según expertos economistas, en cuanto la democracia se asentó en España, todas las comisiones que se ingresaban por cada compra de barril de petróleo para el país, iban directamente al bolsillo del monarca. En poco tiempo pasó a formar parte del ‘top ten’ en la lista Forbes, pero por discreción su nombre tuvo que ser retirado. 

SUELDO, PENSIÓN, NEGOCIOS Y REGALOS

También el diario ‘The New York Times’ se hizo eco de la fortuna de Juan Carlos I de Borbón y calcula que su patrimonio rondaría los 1.800 millones de euros. Además, el rotativo ha investigado el origen de su riqueza, ya que Don Juan Carlos llegó al trono, apenas sin dinero. La conclusión es que podría haber aceptado comisiones y regalos por parte del Gobierno español, y con regalos, se incluyen automóviles de lujo, yates o una casa en una isla. Además, los Presupuestos Generales del Estado le han pagado desde 1975, 8,3 millones de euros anuales.  ¿Qué podría comprar Juan Carlos I con todo este dinero?