Ford ha implementado el uso de la tecnología big data en sus cadenas de producción con el propósito de evitar futuras averías en la maquinaria y ahorrar así hasta un millón de euros al año.

Los ingenieros de la compañía reciben una notificación directamente en sus teléfonos móviles que les advierte de futuros fallos en el funcionamiento de la maquinaria.

Gracias a esta tecnología, desarrollada en colaboración con los expertos en robótica de la Universidad CEU Cardenal Herrera (CEU UCH) de Valencia, los ingenieros de Ford pueden adelantarse a posibles imprevistos. En consecuencia, los parones en la producción, tanto por avería como por mantenimiento, se han visto reducidos de forma notable.

El sistema, implementado a comienzos de 2009 en la planta de carrocerías de Ford en Almussafes (Valencia), ha hecho que la compañía pueda cumplir con mayor solvencia las fechas de entrega de sus vehículos, según ha explicado Ford.

El origen del proyecto fue la tesis doctoral del gerente de Ingenierías de la planta de Carrocerías y Prensas de Ford Valencia, Eduardo García Magraner. Tras observar que el deterioro de las máquinas hacía que estas desempeñaran sus tareas con mayor lentitud, quiso desarrollar un sistema que sirviera para adelantarse a posibles disfunciones en la producción.