El grupo Ford logró cerrar el segundo trimestre del año actual en positivo, al registrar un beneficio neto atribuido de 1.117 millones de dólares (954 millones de euros al cambio actual), lo que supone multiplicar por más de siete los datos del mismo período del año precedente.

Según publicó la compañía estadounidense, consiguió finalizar el segundo cuarto del ejercicio en positivo gracias a un efecto extraordinario positivo de 3.500 millones de dólares (2.991 millones de euros) vinculado con el proyecto Argo de conducción autónoma y movilidad eléctrica en colaboración con Volkswagen.

Ford recordó que Volkswagen completó su inversión en Argo AI, en la que trabajará junto con Ford en el desarrollo de vehículos de conducción autónoma basados en la tecnología de Argo para su comercialización a gran escala.

Desde la firma del óvalo explicaron que los resultados contabilizados en lo que va de año son mejores de lo esperado en un entorno de crisis vinculada a la pandemia del coronavirus, debido, principalmente, a la elevada demanda de algunos de sus modelos.

“No puedo estar más orgulloso del optimismo y de la eficacia del equipo de Ford en la gestión de esta pandemia. Presentamos un sólido segundo trimestre mientras mantenemos a todos seguros, estamos protegiendo a los clientes y vecinos y asegurando el futuro”, afirmó el presidente y consejero delegado de la empresa, Jim Hackett.

Entre abril y junio, la multinacional automovilística contabilizó una cifra de negocio de 19.371 millones de dólares (16.555 millones de euros), lo que representa una disminución del 50% en la comparativa interanual.

El resultado operativo trimestral de la compañía arrojó una cifra negativa de 2.759 millones de dólares (2.358 millones de euros). Las ventas mundiales de la empresa en este período fueron de 645.000 unidades, un 53% menos.

MATRICULACIONES

Durante los seis primeros meses del ejercicio actual, Ford se anotó unas pérdidas netas atribuidas de 876 millones de dólares (748 millones de euros), frente a las ganancias de 1.294 millones de dólares (1.105 millones de euros) de un año antes.

La facturación de la compañía con sede en Dearborn, en el Estado de Michigan, en la primera mitad del año se situó en 53.691 millones de dólares (45.889 millones de euros), un 32,2% de retroceso interanual.

En lo que va de año, las matriculaciones mundiales de la empresa alcanzaron un volumen de 1,77 millones de unidades, un 37% menos, con unas pérdidas operativas de 4.317 millones de dólares (3.689 millones de euros).

De cara al cierre de 2020, Ford no prevé que se experimenten cambios significativos en las actuales condiciones económicas ni tampoco que se vuelvan a producir parones de producción con motivo de la pandemia. En este entorno, la firma contempla registrar un beneficio operativo ajustado de hasta 1.500 millones de dólares (1.282 millones de euros) con una “débil” demanda mundial de vehículos.

Comentarios de Facebook