Florentino Pérez durante la presentación de la reforma del Santiago Bernabéu. Foto: Gtres.

Sala de Juntas del Santiago Bernabéu. Florentino Pérez, presidente del Real Madrid, recibe el Premio Revel Líderes 2020 de manos de Álvaro Uribe, expresidente de Colombia, por su “liderazgo, esfuerzo y trabajo en favor del impulso de los valores universales”. Que fuese el exmandatario colombiano quien hizo entrega del mismo el pasado 4 de julio se debió a que él fue la primera persona que recibió dicho galardón allá por el año 2010.

Más allá del acto en sí, y aprovechando la transformación que está viviendo el coliseo blanco, Florentino Pérez le explicó a Álvaro Uribe el ‘lavado de cara’ al que se verá sometido el estadio y sus alrededores durante los próximos tres años. ¿Tres años? Florentino Pérez reconoció a Álvaro Uribe que en una de las zonas iban a ‘morder’ la calle, es decir, que iban a ocupar más espacio del inicialmente previsto (aunque no especificó si sería en la calle Concha Espina, Rafael Salgado o Padre Damián), por lo que las obras iban a retrasarse, según ha confesado a MERCA2 una de las personas que estuvo presente en dicho acto.

El presidente del Real Madrid reconoció a Álvaro Uribe que las obras iban a ocupar más espacio del previsto

Merca2 se ha puesto en contacto con FCC, la empresa encargada de ejecutar la obra, y la constructora nos remitió al club merengue. Desde el equipo a los mandos de Florentino Pérez no han dado respuesta. Quien sí ha respondido ha sido el Ayuntamiento de Madrid.

EL VISIONARIO FLORENTINO PÉREZ

Cubierta retráctil de aspecto futurista, un vídeo marcador de 360 grados, hotel de lujo, nuevas zonas de ocio, mejoras en accesibilidad… estas son algunas de las características que tendrá el que Florentino Pérez definió en la presentación  como un proyecto que se convertirá “en pieza clave del futuro del Real Madrid y de la ciudad de Madrid”. ¿Traducido a euros? 525 millones.

El proyecto, simplificando, se divide en dos bloques: por un lado, la remodelación del estadio; y, por otro, la remodelación del entorno. Por lo que respecta al primero, Urbanismo del Ayuntamiento de Madrid otorgó la pertinente licencia integral para la obra, que es la que está en marcha. “Durante la ejecución puede que el Real Madrid quiera pedir alguna modificación puntual, pero se verá a lo largo del periodo de ejecución”, señalan desde el consistorio.

En cuanto al segundo bloque, el relativo a la remodelación del estadio, ya no depende de Urbanismo del ayuntamiento, sino de Obras, ya que se trata de una actuación sobre suelo público, aunque esté costeada por el Real Madrid. En este caso se trata de un proyecto de urbanización, que se aprobó durante el pasado año, y del que ya se ha firmado el acta de replanteo, que es lo que marca el inicio de la obra. Unas obras que, además de la parte del Paseo de la Castellana, suponen la demolición de la Esquina del Bernabéu y la remodelación de las tres calles perimetrales (Concha Espina, Rafael Salgado y Padre Damián). Esta última, según indican desde el ayuntamiento, no será peatonal (como se apuntó desde diferentes medios), sino que se convertirá en una calle de coexistencia de tráfico.

Florentino Pérez pelea hasta el último céntimo en los tribunales

Un 17,1% más. Es lo que creció el beneficio de ACS en los seis primeros meses de 2019, para situarse en 532 millones de...

“Este proyecto de urbanización que hubiera podido durar 6 o 7 meses, se aborda en dos fases porque está totalmente condicionado a las propias obras del estadio. En la primera, se va a demoler solamente la gasolinera pequeñita que había y a descontaminar los suelos y se empezarán a colocar las casetas de obra, andamiaje… en torno al estadio para poder abordar las obras del mismo. El resto de la urbanización –calles, plaza…- se abordará cuando terminen las obras del estadio por la incidencia que tendrían las mismas en cualquier actuación”. Por tanto, es aquí donde se podría producir el retraso anunciado por Florentino Pérez.

La remodelación del Santiago Bernabéu es un proyecto que viene de lejos. En concreto, sus orígenes se remontan al año 2011. Un año después, la Comunidad de Madrid autorizaba la modificación del Plan General de Urbanismo para dar el pistoletazo de salida a la obra. Sin embargo, en 2015, el Tribunal Superior de Justicia de Madrid anulaba dicha autorización. Fue en 2017 cuando se aprobaba la obra que ya está en marcha bajo la ‘batuta’ de Florentino Pérez.