Florentino Pérez engalana los juzgados de Plaza Castilla.
Imagen actual de los Juzgados Plaza Castilla.

El presidente del Real Madrid y máximo accionista de ACS es el responsable indirecto de las obras que tienen lugar en los exteriores del juzgado de Plaza Castilla. La empresa Vias, de la cual ACS es accionista, es la encargada de realizar los trabajos de mejora del pavimento de los exteriores del edificio de Justicia. Resulta anecdótico la adecuación de este espacio por la gran cantidad de jugadores del Real Madrid que han tenido problemas con la Hacienda y la Justicia.

La acera que da acceso a los juzgados de Plaza Castilla está en obras. De hecho, la entrada al edificio se ha de acometer por los juzgados de guardia hasta que los trabajos finalicen. La empresa que se ocupa de estas mejoras es Vias y Construcciones. Esta compañía pertenece al grupo ACS, del que Pérez es máximo accionista. Esta situación ha generado algunos chistes por la continúa relación de varios jugadores del Real Madrid con Hacienda y la posibilidad de que el presidente del Real Madrid haya adecuado los exteriores para sus pupilos.

Más allá de bromas y chistes, lo cierto es que la relación entre los futbolistas blancos y Hacienda es muy estrecha desde la llegada de los ‘galácticos’ al Real Madrid. El caso más sonado de todo es el de Cristiano Ronaldo, que recientemente ha aceptado pagar 18,8 millones de euros por cuatro delitos fiscales.

Florentino Pérez

Villar Mir pesca para OHL ejecutivos en casa de Florentino Pérez

El grupo OHL mira a la competencia para enderezar su rumbo. Tras dos años de saneamiento, la compañía de Mir mira al futuro con...

El luso ha alcanzado un acuerdo verbal con la Fiscalía de Madrid por el que se declara culpable de cuatro delitos fiscales y acepta una pena de dos años de prisión -no irá porque no tiene antecedentes- y el pago de una multa de 18,8 millones de euros. Este pacto estaba pendiente de la aprobación de la Agencia Tributaria, pero este organismo ya ha aceptado la propuesta del ‘siete’ de la Juventus de Turín.

El acuerdo alcanzado entre las acusaciones y la defensa del futbolista estaba pendiente del visto bueno de Hacienda, que fue el organismo que denunció a Ronaldo y cuyos responsables han cambiado recientemente como consecuencia del relevo en el Gobierno central. Las acusaciones imputaban a Cristiano Ronaldo cuatro delitos contra la Hacienda Pública cometidos entre 2011 y 2014 y que suponen un fraude tributario de 14.768.897 euros. Las cuotas supuestamente defraudadas son de 1,39 millones en 2011, 1,66 en 2012, 3,20 en 2013 y de 8,5 en 2014.

Sólo un mes después de la marcha del jugador a Italia, Pérez adecua los juzgados de Plaza de Castilla. Pero aunque los más retorcidos opinen que hasta para esto ha tenido ‘mala baba’ el presidente del Real Madrid, lo cierto es que de seguir en la capital Ronaldo no hubiera pisado estos juzgados. Porque la única vez que el jugador tuvo que declarar lo hizo en los de Pozuelo de Alarcón -siempre hubo clases-.

Aunque en menor cantidad, pero también pisando los juzgados, existen otros excompañeros de ‘CR7’ que también han tenido que rascarse el bolsillo por defraudar a Hacienda. El último, Modric. El croata aceptó el fraude que le atribuye la Agencia Tributaria por la tributación de sus derechos de imagen y pagó en enero una cifra próxima al millón de euros para evitar una eventual pena de prisión. De todos modos, el recién ‘golden boy’ del mundial de Rusia tuvo que personarse en los juzgados, en este caso en los de Alcobendas.

Otro que también pactó a comienzos de este año 2018 con la Agencia Tributaria fue Marcelo. El lateral izquierdo del Real Madrid decidió abonar casi medio millón de euros para saldar la deuda que tenía con la Hacienda Pública en relación a sus derechos de imagen. De esta forma, el brasileño evitó la pena de prisión que se le había fijado finalmente en cuatro meses.

Sea como fuere, lo cierto es que Vías se afana para dejar impoluta la entrada a los juzgados de Plaza Castilla antes de que comience septiembre. Los detractores de Florentino Pérez esperan agazapados el próximo escándalo fiscal de uno de sus jugadores. Pero si así sucediera a buen seguro que pisaría por un suelo firme y renovado.