Bloomberg

Ocho cadenas de comida rápida como Burger King, Pizza Hut, Papa John’s y Denny’s ya no aplicarán pactos “no furtivos” que exijan que sus franquiciados no contraten a los empleados de los demás, según los términos de los acuerdos presentados ante el tribunal por el abogado del estado de Washington.

Las ocho cadenas se unen a otras 15, entre ellas McDonald’s y Carl’s Jr., que habían aceptado términos similares en los últimos meses. Los acuerdos prohíben la aplicación en todo el país de acuerdos de no caza furtiva entre la mayoría de las principales compañías de comida rápida que tienen presencia en Washington, dijo el fiscal general del estado, Bob Ferguson, en una entrevista este jueves.

Las 23 cadenas representan más de 67.000 ubicaciones en EE. UU. Tienen millones de trabajadores entre ellas, según la oficina del fiscal general. Ferguson apuntó que, junto con la investigación de otras compañías de comida rápida, estaba ampliando su enfoque, investigando el uso de acuerdos de no cacería furtiva en otras industrias como los hoteles. Algunas compañías de comida rápida se han resistido a cambiar sus prácticas, ya que lidian con una tasa de rotación de empleados en aumento y un tráfico de clientes más lento.

“Este tren solo va en una dirección: vamos a eliminar estos acuerdos sin escalas en todos los ámbitos, industria por industria”, dijo Ferguson. “No vamos a parar hasta que se hayan ido”.

POSIBLES DENUNCIAS

Ferguson amenazó a las compañías de comida rápida con denunciarlas a menos que acordaran poner fin a la aplicación de acuerdos. El fiscal general aún está investigando otras cinco empresas de comida rápida, entre ellas Domino’s y Baskin-Robbins, que no han acordado un acuerdo, según su oficina.

Tim McIntyre, portavoz de Domino’s, dijo que la compañía nunca había tomado medidas para hacer cumplir la cláusula de no solicitación, por lo que no solo la eliminó, sino que también liberó a los franquiciados a nivel nacional de cualquier obligación de cumplir con ella.

“Informamos a la oficina del fiscal general de esto y estamos en conversaciones activas con ellos”, dijo McIntyre en un comunicado enviado por correo electrónico. “En este punto, no entendemos por qué estas acciones no han satisfecho sus preocupaciones”.

 SOLUCIÓN CONSTRUCTIVA

Restaurant Brands International, propietario de las cadenas Burger King, Popeyes y Tim Hortons, dijo que ha trabajado estrechamente con funcionarios estatales para encontrar una “solución constructiva”.

“A partir del 6 de septiembre de 2018, ninguno de nuestros nuevos acuerdos de franquicia para nuestras marcas en Norteamérica incluye cláusulas de no solicitación y no contratación”, dijo la compañía este jueves en un comunicado. “También hemos notificado a nuestros franquiciados norteamericanos existentes que ya no aplicaremos estas disposiciones en los acuerdos de franquicia existentes”.

Papa John’s y Pizza Hut habían suspendido las prácticas sin mermar en el último año, mientras que otra cadena, A & W, terminó su uso de las restricciones de contratación poco después de que Ferguson iniciara su investigación, según su oficina.

Los acuerdos sin competencia, junto con otras prácticas presuntamente anticompetitivas, como exigir a los empleados firmar acuerdos de “no competencia”, han sido objeto de un mayor escrutinio en los últimos años, por parte de defensores y funcionarios electos que argumentan que deprimen los salarios al socavar el poder de negociación de los trabajadores.