El próximo lunes 18 de noviembre el expresidente de BBVA, Francisco González (FG) declarará como investigado por los pagos realizados a Villarejo después de que este jueves, el titular del Juzgado Central de Instrucción número 6 de la Audiencia Nacional, Manuel García Castellón, acordara citarlo en calidad de investigado por presuntos delitos de cohecho y revelación de secretos.

Pero no será el único. También es el turno de Juan Asúa. El asesor de cabecera del actual presidente de la entidad, Carlos Torres, que fue responsable del BBVA en España y Portugal y responsable de Corporate & Investment durante los años en los que se basa la investigación.

Además de Eduardo Arbizu (que en julio fue cesado al conocerse la imputación del BBVA) y ostentaba el cargo de responsable de Regulación y Control Interno del BBVA.

El miércoles 20, será llamado a declarar el propio banco en calidad de persona jurídica. La citación se ha retrasado dos veces. La entidad estaba convocada para declarar por el caso Tándem inicialmente el 24 de septiembre, pero se pospuso por motivos de agenda del juez, que se encontraba de viaje esos días. Lo mismo ocurría el jueves 10 de octubre.

UN BANCO EN EL BANQUILLO 

BBVA está imputado por delitos de cohecho, revelación de secretos y corrupción en los negocios por los pagos que hizo durante 13 años al excomisario Villarejo a cambio de trabajos de espionaje. Una información desvelada por MONCLOA.com y MERCA2.

La entidad está citada a declarar en la Audiencia Nacional ante Manuel García Castellón y la Fiscalía Anticorrupción por los pagos que estuvo efectuando entre 2004 y 2017 (a cambio de trabajos de espionaje) a Cenyt, la empresa del entonces comisario de Policía José Manuel Villarejo, que se encuentra en prisión desde noviembre de 2017.

Una operación que se estima en más de 10 millones de euros. García Castellón investiga si BBVA sabía que la empresa del excomisario realizaba tareas de espionaje (ilegal) a empresarios y miembros del Gobierno.

La persona elegida para acudir a la Audiencia a defender al banco es Adolfo Fraguas, el director de los servicios jurídicos de BBVA España. Aunque el directivo no ejercía esta responsabilidad en la época de los hechos, ya que se incorporó en 2015.

PERO NO SOLO

Varios cargos actuales y pasados del banco declararán por esta causa, que es secreta, incluido el exconsejero delegado Ángel Cano y el ex jefe de seguridad Julio Corrochano, que abonó una fianza de 300.000 euros para no entrar en prisión. En total, han sido llamados una decena de altos cargos del banco.

Pero no solo. También están investigados su sustituta en el cargo, Inés Díaz Ochagavia; el jefe de grupo en el equipo de Seguridad del banco Nazario Campo Campuzano; el director de Red Banca Comercial en la entidad Ignacio Pérez Caballero; el que fuera jefe de Riesgos para España y Portugal y después responsable de BBVA Real Estate Antonio Béjar González, el miembro hasta 2018 del Comité de Dirección Ricardo Gómez Barredo y a su ex director de Finanzas, Javier Malagón Navas.

Todos menos Béjar (que ya ha acudido varias veces a la Audiencia Nacional y ha prestado declaración) se han ido acogiendo a su derecho a guardar silencio por el secreto de actuaciones. Lo que les impide conocer lo que obra en la causa contra ellos.

¿CÓMO EMPEZÓ TODO?

La constructora Sacyr intentó tomar el control de BBVA, sin éxito. Esto llevaría a la entidad a contratar los servicios de Villarejo hace 13 años. En ese momento, el comisario de Policía trabajaba como agente encubierto y contaba con una agencia de detectives (entre otras empresas) con la que buscó trapos sucios de los empresarios y políticos que querían sacar a Francisco González de la presidencia.

Por este motivo, el 1 de diciembre de 2004, el BBVA solicitó “formalmente” a Villarejo una “colaboración profesional” a través del Gabinete de Investigación y Análisis (GIA), el nombre con el que bautizó al equipo de trabajo que pagaba BBVA. Villarejo empezó entonces la tarea de acabar con el asalto de Sacyr al segundo banco español.

EL ORIGEN

En mayo de 2018 se conocían las primeras informaciones y se cifró en casi 5 millones de euros los pagos de BBVA a Cenyt entre 2012 y 2017. Francisco González declaró entonces no haber tenido constancia de esto y un mes más tarde, el banco inició una investigación interna. Finalmente, González dejó la presidencia de BBVA en diciembre del año pasado y la de honor en marzo de 2019.

Este año, en julio, el juez de la Audiencia Nacional acordaba imputar como persona jurídica al BBVA. La Fiscalía tomaba esta decisión tras analizar la documentación en papel y soporte digital incautada en los registros practicados en el mes de noviembre del año 2017 y de la documentación aportada por BBVA.

Y apuntaban a que la contratación y los pagos presuntamente ilícitos a Cenyt afectaron a varias áreas sensibles del banco y a diversos ejecutivos de la entidad durante un prolongado periodo.

Y así, hasta ahora, que el juez ha imputado al expresidente del BBVA por los pagos a Villarejo. Habrá que esperar a las declaraciones de la próxima semana para ir conociendo más detalles.