BBVA

Resulta generoso el salario de Francisco González al frente del BBVA. Durante el año 2016 ganó 4.920.000 euros, según se puede comprobar en el Informe de retribuciones de los consejeros  que ha enviado la entidad a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). Esta cantidad, dividida entre todos los días del año, supone una ganancia de 13.479 euros al día. Eso sí, es inferior en un 11% a la del año anterior.

Del total que gana Francisco González, 1.966.000 euros corresponde a su salario. El resto, a su retribución variable tanto a corto como a largo plazo, que asciende (en ambos casos) a 734.000 euros anuales. Y a ello hay que sumarle otra 17 millones de euros por otros conceptos. A ello hay que sumarle también la retribución en acciones percibidas. Es decir,  228.408 títulos a un precio de 6,43 euros por acción. En total, 1.469.000 euros.

Trump se puede convertir en la peor pesadilla del BBVA

En el caso del Consejero Delegado, Carlos Torres Vila, su salario es ligeramente inferior. En total percibió en 2016 4.426.000 euros. Supone un 16% más, aunque no es una comparación homogénea ya que llegó al cargo en mayo de 2015, por lo que el año no resulta homogéneo. Del total percibido por Torres Vila, 1.923.000 euros proviene del sueldo fijo que tiene. El resto, de retribución variable a corto y largo plazo (591.000 euros) y el resto, 139.000 euros corresponde a otros conceptos. Además, el consejero delegado obtuvo 183.830 títulos a 6,43 euros. En total, 1.182.000 euros en acciones del BBVA.

La de González y Torres Vila son las remuneraciones más elevadas del consejo del BBVA. En total, la entidad repartió 15.718.000 euros durante todo el ejercicio. Una cifra que supone un 8,6% más que en el año 2015.

Ahora bien, la propia entidad reconoce que ambas retribuciones se vieron influenciadas por el resultado del BBVA, que se ha visto impactado -sobre todo- por la evolución de los tipos de cambio y las cláusulas suelo que la entidad ha tenido que provisionar para hacer frente a la sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea.

A partir de 2017 las retribuciones del Consejo del BBVA van a cambiar sustancialmente. Se trata de un nuevo sistema para 2017, 2018 y 2019, que incluirá un aumento de la parte diferida del salario y una ampliación del período de diferimiento. De este modo, la parte variable irá a partes iguales en efectivo y en acciones. Además, la parte diferida se dividirá en un 60% en acciones y otro 40% en efectivo.

De este modo, la entidad confía en adaptarse a las exigencias requeridas por el Banco de España y la Autoridad Bancaria Europea. Unos cambios a los que tendrán que amoldarse, también, el resto de entidades.