pisos turísticos

Después de la tormenta llega la calma. Al menos de momento. La Vivienda de Uso Turístico (VUT) comienza a normalizarse en el plano normativo, algo que, en un futuro, supondrá un decrecimiento de la oferta. Así lo asegura en una entrevista en MERCA2 el presidente de la Federación Española de Asociaciones de Viviendas y Apartamentos Turísticos (Fevitur), Tolo Gomila. No obstante, algunos Ayuntamientos, de los calificados como populistas, parecen seguir en pie de guerra contra estás fórmulas de alquiler.

Actualmente, ¿en qué situación se encuentran las viviendas de uso turístico?

Nos encontramos en la última fase de dos aspectos: normalización normativa y otra de normalización en cuanto a producto turístico del sector del alojamiento totalmente consolidado.

En este proceso de normalización, ¿cómo les está afectando las legislaciones que están limitando el uso de estas viviendas?

Los problemas están muy focalizados en Madrid con el Plan Especial de Hospedaje aprobado por Manuela Carmena, que el nuevo Ayuntamiento ha dicho que va derogar. Donde también tenemos problemas es en Palma por la prohibición pisos turísticos plurifamiliares. También tenemos algún conato en el Ayuntamiento de Valencia (nada definitivo de momento) y en Barcelona por cuarta vez el tribunal ha tumbado el Plan Especial Urbanístico de Alojamientos Turísticos (PEUAT). A excepción de estas, el resto de España está muy normalizado gracias a unas palancas normativas.

¿Qué palancas?

En 2018 se modificó la Ley General de Tributos obligando a cumplimentar el modelo 179 para que todos los comercializadores envíen de forma trimestral datos al Agencia Tributaria. También es importante la exigencia de rellenar la ficha de hospedería de cara a la seguridad nacional. Asimismo, se eliminaron bonificaciones del 60% para viviendas de uso turístico; por lo que muchos usuarios destinarán su vivienda a uso residencial. Por último, ahora las comunidades de vecinos tienen la potestad con 3/5 de los votos de limitar la actividad de las viviendas de uso turístico.

Tolo Gomila, presidente de Fevitur.

¿Y qué es lo que queda por hacer?

Desde Fevitur entendemos que hay dos aspectos pendientes. Uno es poder hacer un registro nacional de viviendas de uso turístico, que depende del Gobierno. También hace falta ser capaces de poder tener una simple definición de lo que es una vivienda de uso turístico ya que, tenemos, desde el punto de vista legal, 17 definiciones.

¿Tienen esperanza de que se reviertan las leyes de algunos de los Ayuntamientos anteriormente mencionados?

Estamos convencidos de que si no lo hacen los políticos lo van a hacer los juzgados. Tenemos 28 demandas ganadas en España. Es verdad que todos estos Ayuntamientos tienen un denominador común: han gobernado populistas. No se basan en métrica.

Hay otro denominador común y es que a las viviendas de uso turístico se le sigue culpando de la subida del precio de alquiler. ¿Por qué? ¿Hay una cruzada contra las viviendas turísticas?

No. Es una falsedad total y absoluta contrastada. En Madrid el número de VUT está en torno a las 11.00 unidades. Eso significa el 0,79% sobre el parque residencial. En Barcelona es el 2%, en Palma es el 1,2% y en Canarias es el 3,3% (contando oferta legal e ilegal publicada). Ciertos ayuntamientos han usado las VUT como cabeza de turco escondiendo la nula política en generación de vivienda pública. En Madrid el peso de las viviendas vacías es del 17,2% (85.000). Lo que hay que hacer para poner vivienda en la calle de forma inmediata no es demonizar a los propietarios, sino seducirlos con palancas que estimulen desde el punto de vista fiscal y de seguridad.

¿Está relacionado con las viviendas de uso turístico ilegales?

La normalización ha ayudado a que el porcentaje de ilegalidad se haya reducido me forma drástica hasta el 20% de la oferta publicada.

Iberia

La dueña de Iberia se complica el final del verano por las huelgas y el Brexit

Las aerolíneas que conforman IAG padecen los efectos de las batallas sindicales. A las huelgas del personal de tierra de Iberia en...

Por otro lado, ¿qué le parece la doble moral de los hoteleros que critican las viviendas turísticas y sin embargo comienzan a invertir en ellas?

Todos los fenómenos disruptivos tienen la misma fase. Siempre pongo el ejemplo aeronáutico con easyJet, que cumple 25 años. Cuando irrumpe, las compañías de bandera durante dos años lanzaron un mensaje mediático negativo. Al cabo de dos años las encuestas de satisfacción daban el mismo ratio en ambas tipologías y todas transformaron sus modelos. Y con las VUT pasa lo mismo. Es una oferta complementaria. Primero, el mensaje que ha habido es de precaución y contención. Ahora, los principales grupos hoteleros están invirtiendo, como Marriott, Hyatt, Accor, Room Mate, Hotusa…

¿Qué papel tienen empresas como Airbnb en el sector?

Ha habido una serie de canales que no han cumplido con las leyes autonómicas. Airbnb supuso un elemento disruptivo en 2008 y 2009, pero hay que cumplir con la ley. Otro factor importante es que hoy en día todas las OTA también comercializan VUT. Booking es el mayor ejemplo. El año pasado creció un 327% de transacciones en VUT.

Por último, ¿qué futuro le deparara a la vivienda de uso turístico?

Un futuro de normalización y un futuro donde va a decrecer porque cuando se aplican normativas se limita. También va a decrecer desde el punto de vista de rentabilidad por la retirada del 60% de bonificación. Vamos a ver una profesionalización total de esta actividad. Cabe recordar que las VUT representan el 20% de la oferta de alojamiento en España.