Ferrovial autopista Texas
endesa

Ferrovial ha cobrado 184 millones de dólares (en torno a 165 millones de euros) por el primer dividendo que ha repartido una de las autopistas que tiene en Texas (Estados Unidos). Concretamente, la North Tarrant Expres, que una Fort Worth con el aeropuerto de Dallas.

El grupo que preside Rafael del Pino contabilizará en los resultadas de 2019 este importe, dado que lo percibió aún antes de la conclusión del pasado año y en virtud de la participación del 62,9% que tiene en la autopista.

Ferrovial apax venta servicios

Ferrovial intentará repescar a Apax para cerrar la venta de servicios

Ferrovial ha cerrado el año con una de cal y otra de arena respecto a la venta de su división de servicios. Por un...

Ferrovial también incluirá en las cuentas del pasado año la plusvalía de 473 millones de euros lograda con la venta del grueso de la participación que tenía en la española Autopista del Sol, pero, por contra, también se anotará las pérdidas de 270 millones que reportará la venta del negocio de servicios en Australia.

De esta forma, queda pendiente de conocer si el grupo podrá con todo revertir al cierre de año los ‘números rojos’ que mantiene desde que a comienzos del pasado ejercicio realizara provisiones por un contrato de servicios en Reino Unido y varias obras en Estados Unidos.

Por el momento, y dentro del capítulo de dividendos, Ferrovial prevé cobrar también este año el primer dividendo de otra de sus vías de pago en Texas, la LBJ.

En ambos casos, se trata de autopistas en las que ha implantado los denominados ‘managed lanes’, carriles de peaje que se instalan en autopistas libre de pago que los conductores pueden optar tomar en función del tráfico.

Se trata además de ‘peajes dinámicos’, esto es, cuyo precio oscila automáticamente en función de la densidad de tráfico que registre el resto de los carriles de la autopista con el fin de que garantizar su fluidez.

TRADICIONALES DIVIDENDOS

La autopista que ahora empieza a reportar dividendos a Ferrovial es un proyecto de 21,4 kilómetros de longitud que el grupo logró en 2009, puso en servicio en 2014 y que, además, recientemente logró refinanciar. El grupo controla a través de Cintra y con una participación del 62,9% el consorcio que tiene la concesión de la vía hasta 2061.

Este primer dividendo de esta vía y el que próximamente reciba de la también texana LBJ se sumarán a los que tradicionalmente Ferrovial viene recibiendo e incluyendo en sus cuentas.

Se trata de los que percibe por la participación del 25% que tiene el aeropuerto londinense de Heathrow, la del 43,23% que ostenta en la autopista canadiense ETR-407, considerada la mayor vía de pago en concesión del mundo, y la del 50% que tiene en otros tres aeródromos británicos (Glasgow, Aberdeen y Southampton).

Ferrovial empieza a recibir dividendos de sus autopistas texanas en tanto aborda el reenfoque de su estrategia para centrarla en construcción y gestión de grandes infraestructuras, toda vez que logre completar la venta de su negocio de Servicios.