La Federación de Industria, Construcción y Agro de UGT (UGT-FICA) ha manifestado su oposición a iniciar el proceso negociador del nuevo acuerdo marco de Ferroglobe hasta que el grupo no clarifique su plan de reestructuración estatal.

Además, el sindicato denuncia que la mesa de negociación se ha constituido por imperativo legal, por lo que tampoco negociará el acuerdo hasta que no se resuelva el proceso de elecciones de los nuevos representantes sindicales de las plantas de Sabón (A Coruña) y Monzón (Huesca), aún pendientes de realizar,

La constitución de la mesa negociadora se llevó a cabo este jueves a pesar de la oposición de UGT-FICA, que solicitó su suspensión, tanto a la dirección como al resto de organizaciones sindicales, hasta la conclusión del proceso electoral pendiente en las dos plantas del grupo.

El sindicato advierte de que la constitución de esta mesa se realizó por imperativo legal dada la falta de unanimidad en la parte social motivada por la ausencia del sindicato CIG a la reunión, que posibilitó la constitución de esta mesa por aplicación de la legislación vigente, pese a la oposición de los sindicatos que sí acudieron a la cita.

La mesa de negociación se constituyó, finalmente, con 13 delegados, de los cuales siete corresponden a UGT-FICA, con arreglo al 57% de su representación, dos a CC.OO., dos CIG, uno USO y otro a S.U.C.

En relación al plan reestructuración, que afectará a todos los trabajadores del grupo en España, desde el sindicato piden el apoyo de toda ciudadanía de la comarca de Monzón y Aragón para las movilizaciones convocadas por parte del comité de empresa para este viernes y sábado a las 11.00 horas y para el jueves 5, viernes 6 y sábado 7 de noviembre.