Fernando Simón

A la pregunta “¿por qué no se cuenta con los veterinarios en el comité técnico contra el Covid-19?”, el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias del Ministerio de Sanidad (CCAES), Fernando Simón, no acierta a encontrar una respuesta clara. “No sabría decir una razón concreta”, respondía durante su comparecencia de este viernes en el Comité de Gestión Técnica del Coronavirus.

“No hay una razón especial” insistía el representante del Gobierno para la gestión de la crisis. Muchos profesionales de la salud animal no daban crédito y manifestaban su malestar en las redes sociales: “escudarse en la ignorancia de nuestra existencia, me parece un absoluto ninguneo“, manifestaban desde la Federación Estatal de Sindicatos Veterinarios (FESVET).

Fernando Simón

Y en España ninguneados: el “Fernando Simón alemán” es veterinario

Ni porque lo recomiende la FAO, ni porque la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE) esté colaborando estrechamente con la Organización Mundial...

“En España se han elegido una serie de expertos del más alto nivel que se consideran adecuados para dar respuesta a la epidemia”, señalaba Simón. “Sí que es cierto que hay otros; los que hay no son los únicos, los que hay son muy buenos. Lo cierto es que en España, afortunadamente tenemos expertos de muy diferentes índoles y de muy diferentes grupos”, manifestaba de forma inconclusa el médico epidemiólogo .

Simón manifestaba de forma más clara que, “previamente al estado de alarma sí que ha habido contactos con grupos de diferentes orígenes y diferentes profesiones que podrían haber sido parte de los equipos de respuesta o de los comités técnico científicos”, pero concluía “en este caso no ha sido así, pero no hay ninguna razón especial”.

Y zanjaba el asunto dejando una puerta abierta “puede ser que en el futuro, si hay un área concreta de trabajo, que sea específica de ese campo del conocimiento, se pueden perfectamente incluir”.

De la otra parte, la reacción a la respuesta de Simón que llega desde la organización sindical de los veterinarios resultaba bastante más esclarecedora: “desde FESVET mostramos nuestra más absoluta indignación por el incomprensible desconocimiento de la potencialidad y capacidad de la profesión veterinaria para el control ambiental de los agentes biológicos responsables de esta y otras zoonosis y para la prevención en toda la cadena alimentaria”.

FESVET representa a unos 6.300 profesionales que trabajan al servicio del Estado en “el ámbito propio de la Veterinaria de Salud Pública en relación con el control de higiene, la tecnología y la investigación alimentarias, así como la prevención y lucha contra la zoonosis y las técnicas necesarias para la evitación de riesgos en el hombre debidos a la vida animal o a sus enfermedades”, tal y como describe el artículo 8 de la Ley 14/1986 General de Sanidad, de 25 de abril.

Los veterinarios acusan al Ministerio de Sanidad y al Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias de “haber perdido mucho tiempo y mucho dinero y, lo más grave, una magnífica oportunidad para evitar muchísimos contagios y menguar el colapso del sistema sanitario” al no contar con un completo panel multidisciplinar incluyendo a los veterinarios. “Con ello, probablemente estaremos cargando un considerable número de afectados por el Covid-19 a las espaldas que podríamos haber evitado si hubieran contado con la profesión veterinaria desde el principio, en la defensa de la salud de manera preventiva”.

Para los veterinarios representados en FESVET, la respuesta de Simón “viene a corroborar una vez más la debilidad del Sistema Nacional de Salud en su capacidad de prevención de enfermedades infecciosas de agentes biológicos de origen animal y transmisión ambiental, además de humano a humano, lo que ha impedido la puesta en marcha, en su momento, de medidas de bioseguridad para contener al coronavirus”.

El gremio de veterinarios considera que el Sistema Nacional de Salud “liderado por la profesión médica esta enormemente sesgado hacia la parte asistencial o de curación de la enfermedad, olvidando las prestaciones de protección de la salud, en las que la profesión veterinaria tiene un papel preeminente por conocimiento científico de los procesos infecto-contagiosos que afecta a las colectividades“. 

Comentarios de Facebook