Fernando Alonso Kimoa

Tras un periplo alejado de la Fórmula 1, Fernando Alonso anunció hace unas semanas su retorno al ‘gran circo’ de la mano de Renault, escudería con la que logró los dos Mundiales que ostenta en su palmarés. Por el momento se desconocen las cifras del acuerdo, pero a nivel de marketing la operación será un éxito para piloto y escudería. Uno de los objetivos del asturiano era explotar Kimoa y ha empezado a hacerlo sin subirse siquiera al monoplaza. La tienda de ropa es ahora mismo el proyecto más personal y ambicioso del puñado que Alonso maneja en su faceta de empresario.

El piloto tiene un circuito de Karts en Oviedo (exportado a otras zonas de Asia), un museo que cada año recibe miles de turistas y está involucrado en los e-sports. Pero por Kimoa tiene una gran debilidad. Arrancar un negocio de ese calibre nunca resulta sencillo (pérdidas de más de un millón de euros en 2017, año de puesta en marcha), pero las cifras mejoran con el paso del tiempo. En 2018 logró obtener 1,2 millones de euros en ventas. Esos números han mejorado gracias a su enorme insistencia en publicitar su marca.

Desde su último año en McLaren hasta ahora, no ha dejado mostrar Kimoa al mundo. En las 500 millas de Indianápolis, en Le Mans y hasta en el Dakar, la competición automovilística más internacional. En sus redes sociales y entrevistas en televisión, también ha ido siempre acompañado de camisetas, gorras u otros complementos de Kimoa. Una promoción sin igual que ha conquistado a muchos adeptos en todo el mundo. La tienda realiza envíos internacionales y tras España tiene a Reino Unido y Estados Unidos como siguientes grandes mercados.

LA GORRA EXCLUSIVA CON LA QUE FERNANDO ALONSO EXPLOTA SU REGRESO A LA F1

Kimoa está focalizada en la ropa urbana y juvenil, aunque tiene “la sostenibilidad como seña de identidad”, según reconoce la propia empresa. Desde hace aproximadamente un año desde la tienda de Fernando Alonso trabajan “incansablemente para ser más responsables con el medio ambiente”. Ello supone utilizar “materiales reciclados”, lo cual resulta mucho más complicado y costoso. De ahí quizás que muchas de las prendas a la venta tengan precios algo elevados, aunque la horquilla es grande.

En Kimoa se pueden encontrar desde camisetas por 30 euros hasta sudaderas de edición limitada que rondan los 90 euros. También hay mochilas, gafas de sol y multitud de accesorios. Pero por encima de todo destacan las gorras, aquellas que se identifican con un evento en concreto. La última idea de Fernando Alonso para explotar su regreso a la F1 ha sido la de sacar a la venta una gorra exclusiva (y en venta por tiempo limitado) de la mano de Renault, su nuevo socio a partir de la temporada que viene.

Desde la cuenta de Kimoa (tiene algo más de 10.000 seguidores en Twitter), lanzaron este anuncio, con un mensaje claro: “Fernando Alonso vuelve a la Fórmula 1 de la mano del equipo con el que ganó dos campeonatos del mundo en esta disciplina, Renault. Para celebrarlo Kimoa lanza una gorra de edición especial”.

La gorra, “la primera hecha con materiales reciclados que llega a la F1”, según apuntan desde Kimoa, ronda los 40 euros. Como siempre en estos casos, en las redes sociales se han vislumbrado opiniones de todo tipo en cuanto a precio o modelo, pero predominan las citas positivas. Cientos de fans han mostrado sus ganas de hacerse con este producto y hasta han especulado con la posibilidad de que sea una pista de qué colores llevará Renault (renombrada Alpine a partir de 2021).

Lo cierto es que la gorra ha sido un éxito rotundo. Apenas han transcurrido cinco días desde su lanzamiento en la web y desde Kimoa afirman que están a punto de colgar el cartel de “agotado”. Fernando Alonso aún no se ha subido al monoplaza (probará en el simulador en los dos últimos Grandes Premios de esta temporada), pero ya aprovecha su tirón mediático para explotar Kimoa. Más allá de un regreso deportivo, también lo es a nivel económico. A la vista está.