Fernando Alonso Dakar NASCAR

El coronavirus ha causado importantes estragos a nivel mundial. La pandemia, denominada así por la Organización Mundial de la Salud (OMS), se ha cobrado la vida de más de 170.000 personas y los contagios superan los 2,5 millones. El otro aspecto, secundario en estos momentos, es el económico. El covid-19 ha tocado a todos los ámbitos, inclusive el deporte. La Fórmula 1 se ha visto damnificada de igual forma, con la temporada retrasada y la perspectiva de celebrar las carreras sin público. Los nuevos contratos serán a la baja y eso le puede venir bien a Fernando Alonso de cara a retornar a esta competición.

La principal baza del piloto español pasa por el ego de los pilotos que componen la parrilla. Los contratos de muchos ellos están cerca de vencer y las ofertas de renovación pintan a la baja, hasta para hombres como Lewis Hamilton. Según ha relatado el periodista francés Marc Limacher, Mercedes de momento se planta en 20 millones de euros por temporada, menos de la mitad de lo que exige el británico. Sin embargo, para el flamante campeón del Mundo la situación no sería tan drástica: patrocinadores del equipo podrían cubrir el resto de su salario.

El que no parece demasiado contento con la primera oferta de renovación que le ha llegado es Sebastian Vettel. Según han publicado diarios alemanes la tentativa rondaría los 17 millones de euros, menos de la mitad de lo que percibe. Es el efecto dominó que ha desencadenado Mercedes tras los estragos económicos del coronavirus. Además, Ferrari no se plantea ni por asomo firmar otro contrato a largo plazo: le quieren de uno a dos años. Tras Lecrerc, los italianos quieren terminar de renovar su plantilla a corto plazo.

Vettel ha rechazado esa primera oferta de renovación. Un pulso en toda regla que podría no salirle demasiado bien, ya que Ferrari tiene más que garantizado con Lecrerc estar en la pomada. De hecho, el pasado año el alemán mostró un rendimiento bastante pobre en comparación con su discípulo. Lo más probable es que las próximas ofertas tampoco satisfagan sus necesidades. Y es que si quiere optar a algo serio no tiene alternativa: o Ferrari o nada.

Si Vettel opta por negarse ante esta situación, empezaría la marabunta de nombres. Dos son los principales: Carlos Sainz y Antonio Giovinazzi. El español sería toda una garantía, pero en McLaren están convencidos en mantener su proyecto de cara al próximo curso, en el que se completará la alianza con Mercedes. Por ello en el horizonte está el nombre de Fernando Alonso, con ganas de regresar y sin un afán económico tan desmedido como el de otros pilotos de la parrilla.

En Ferrari no sería fácil lidiar con Lecrerc y Alonso, una joven promesa recién hecha realidad y un veterano plagado de éxitos. Pero sería hasta encontrar el momento óptimo y fichar un reemplazo a largo plazo. El asturiano podría percibir un salario bajo, inferior a quince millones de euros, y para él no sería problema tomar asiento sólo una o dos temporadas, siempre y cuando el coche sea competitivo. Es la última baza de Fernando Alonso, que a principios de año rompió todo vínculo con McLaren.

Comentarios de Facebook