Félix Arroyo, CEO de GSG Business Hub.

Félix Arroyo es el fundador y CEO de GSG Business Hub, un centro de negocios que reúne cada día a directivos del Ibex 35, embajadores o inversores. Su negocio consiste en alquilar oficinas por horas, jornadas o meses y sus precios oscilan entre los 50 y los 5.500 euros.

La localización de sus espacios no son casuales. GSG cuenta con cinco espacios en Madrid (Cibeles, Neptuno, Plaza España, Villanueva y Serrano) ubicados “en edificios emblemáticos cercanos a los centros de poder donde se toman decisiones de impacto político, económico y social”, como embajadas o el Congreso de los Diputados.

Según Arroyo, sus centros “siempre” son rentables y en tres años recupera la inversión inicial. Por ejemplo, en el centro de Serrano (el último en abrir) un 33% se rentabiliza por los espacios que alquila y el resto por los servicios que ofrece.

Antonio Vázquez, el tenor del Ibex que entregó Iberia a los británicos

Cordobés de nacimiento y malagueño de adopción, Antonio Vázquez no fue siempre un ejecutivo con un sueldo de más de 600.000 euros...

Este ingeniero de origen venezolano eligió Madrid por su “ubicación estratégica” ya que sirve de nexo entre América, Europa y África. Además considera que en la capital española han crecido mucho en los últimos años el concepto de coworking y centros de negocio.

LA EXCLUSIVIDAD ES SU VALOR AÑADIDO

Y en este sentido, destaca que “la gente ya no quiere espacios tan abiertos tipo coworking” y necesita un espacio más íntimo o personal donde reunirse para hacer negocios. Y este es su objetivo, ofrecer exclusividad a sus clientes, que ya son 200.

“El 50% de nuestros clientes son de empresas del sector financiero, bancos de inversión o grupos de interés de referencia” señala. Por ello, organizan eventos con directores ejecutivos del Ibex 35 o profesionales de referencia del sector.

GSG Business Hub dispone de una aplicación móvil desde donde los clientes pueden acceder a todos los servicios, tanto reservar salas para reuniones o eventos, como contactar con algún empresario en concreto o acceder a otros clubs privados “más difíciles, como el de Génova”.

Arroyo matiza que Madrid además de ser la capital política de España, centraliza “la mayoría de embajadas y consulados” y por otro lado, “tiene una ubicación privilegiada” además de capital humano cualificado “a costes muy competitivos” en comparación con Europa.

Y esto está siendo un atractivo para empresas de todo el mundo y de todos los niveles. “Incluso Amazon o Alibaba han decidido venirse a Madrid en el último año” apunta.

Y en medio de todo esto está la guerra comercial, que ha provocado una repatriación de capitales que lleva a los empresarios a poner el foco en España. “El 50% de nuestros clientes son extranjeros que quieren invertir en España” subraya.

En este sentido, detalla que Estados Unidos es el máximo inversor en Madrid seguido por Reino Unido, Canadá, México y Francia.

“Lo más demandando por nuestros clientes es acceder a gente selecta” y de ahí su idea de ofrecer centros boutique en edificios históricos. “Ofrecemos espacios con estilo y obras de arte como Tapia o Miró“.

EXPANSIÓN INTERNACIONAL

Arroyo se encuentra inmerso actualmente en un plan “más agresivo”, el Proyecto Olimpo que conlleva la expansión a Portugal con la apertura de dos centros en Oporto y uno en Lisboa.

Pero antes quiere consolidarse en Madrid y después llegar a Barcelona, pasando a su vez por Valencia y Zaragoza. Y más adelante llegar al resto de Europa. Para todo esto busca ahora el respaldo de un fondo de inversión.

“El sector no ha tocado techo, aquí nos ves, no buscamos grandes superficies como hacen los competidores, preferimos espacios más personalizados que es lo que nos demandan” concluye.