Felipe VI es el Rey de España, pero en un Estado de Monarquía Parlamentaria. Esto significa que sus funciones son limitadas y que su poder es más simbólico que otra cosa, es decir, que no se parece nada a los monarcas absolutos del Antiguo Régimen. El título de Rey de España está reconocido por la Constitución, así como sus funciones simbólicas de representación como Jefe de Estado.

Sin embargo, el Rey Felipe VI tiene algunos poderes poco conocidos, los cuales le permiten hacer ciertas cosas. De este modo, aunque no tenga el poder de un monarca absoluto, sí que es más que una figura representativa en ciertos casos.

De este modo, vamos a ver todo el poder que tiene Felipe VI, explicando sus funciones, sus títulos y las cosas que puede hacer. Además, destaparemos bulos y mostraremos las cosas que no puede hacer.

Felipe VI tiene el mando supremo de las Fuerzas Armadas, pero con poderes limitados

Oficialmente, el Rey de España tiene el mando supremo de las Fuerzas Armadas, siendo el Capitán General de todos los ejércitos. Por ello, dirige el desfile de las Fuerzas Armadas el Día de la Hispanidad y recibe formación militar en los tres ejércitos (tierra, mar y aire). Eso sí, eso no significa que pueda hacer lo que él quiera.

En primer lugar, el Rey no puede tomar decisiones por su cuenta, ya que las decisiones militares y de defensa son competencia del Ejecutivo. Además, aunque sea quién firma las declaraciones de guerra y paz, no es él quien las declara, ya que eso depende de las Cortes Generales. El Rey simplemente se limita a firmas.

Eso sí, en algunas ocasiones excepcionales, sí que podría llegar a intervenir, como hizo Juan Carlos I el día del golpe del 23F, donde ordenó el cumplimiento de la legalidad vigente.