Felipe VI es el Rey de España, pero en un Estado de Monarquía Parlamentaria. Esto significa que sus funciones son limitadas y que su poder es más simbólico que otra cosa, es decir, que no se parece nada a los monarcas absolutos del Antiguo Régimen. El título de Rey de España está reconocido por la Constitución, así como sus funciones simbólicas de representación como Jefe de Estado.

Sin embargo, el Rey Felipe VI tiene algunos poderes poco conocidos, los cuales le permiten hacer ciertas cosas. De este modo, aunque no tenga el poder de un monarca absoluto, sí que es más que una figura representativa en ciertos casos.

De este modo, vamos a ver todo el poder que tiene Felipe VI, explicando sus funciones, sus títulos y las cosas que puede hacer. Además, destaparemos bulos y mostraremos las cosas que no puede hacer.

Al contrario de lo que se cree, el Rey no puede negarse a firmar las leyes

Felipe VI

Algunas personas han recriminado a Felipe VI el haber firmado todo lo que los presidentes le ponían por delante, pensando que podía negarse. La realidad es que el Rey no puede negarse a firmar las leyes, es decir, que todo lo que se haga y se apruebe en el Congreso y Senado, debe estar firmado por él.

Es más, la Constitución Española  no contempla la negativa del Rey, es decir, que ni siquiera se espera que se niegue. Los actos son “actos debidos”, algo que hace que sea obligatorio que firme absolutamente todo. Además, también debe firmar los tratados y acuerdos internacionales que le diga el Gobierno.