Felipe VI es el Rey de España, pero en un Estado de Monarquía Parlamentaria. Esto significa que sus funciones son limitadas y que su poder es más simbólico que otra cosa, es decir, que no se parece nada a los monarcas absolutos del Antiguo Régimen. El título de Rey de España está reconocido por la Constitución, así como sus funciones simbólicas de representación como Jefe de Estado.

Sin embargo, el Rey Felipe VI tiene algunos poderes poco conocidos, los cuales le permiten hacer ciertas cosas. De este modo, aunque no tenga el poder de un monarca absoluto, sí que es más que una figura representativa en ciertos casos.

De este modo, vamos a ver todo el poder que tiene Felipe VI, explicando sus funciones, sus títulos y las cosas que puede hacer. Además, destaparemos bulos y mostraremos las cosas que no puede hacer.

La inviolabilidad absoluta

Según la Constitución, el Rey es totalmente inviolable. Eso significa que no se le puede juzgar y que no está sujeto a responsabilidad. Por este motivo, Felipe VI tiene algunos poderes únicos, como el de no ser juzgado por nada de lo que haga. Es más, se dice que Letizia nunca se divorciaría aunque la pareja fuera mal (que no es el caso), ya que el Rey es inviolable y no podría poner demandas de ningún tipo.

Eso sí, esta figura no está exenta de polémica, ya que muchas personas se han quejado de la inviolabilidad del Rey emérito Juan Carlos cuando se produjeron sus supuestos escándalos. Todo eso podría hacer que se cambiase la Constitución y esta figura, ya que hace que los supuestos delitos cometidos por el Rey emérito queden impunes. Pedro Sánchez ya ha puesto esta medida sobre la mesa.

Aunque la inviolabilidad de Felipe es indiscutible a día de hoy, la de Juan Carlos I es muy dudosa. Aunque sus actos antes de la abdicación sí que la tienen, ahora mismo es Rey emérito, un título más simbólico que otra cosa. Aunque tenga el título de Rey de forma vitalicia, se discute su impunidad, ya que no es el Jefe de Estado. Por ello, la Fiscalía del Tribunal Supremo está investigando las supuestas comisiones del Ave a la Meca, al considerar que perdió esa condición al dejar de ser Jefe de Estado.