Caramelo

Caramelo, la firma gallega de moda, cambia de dueños. La vallisoletana PostQuam se ha hecho con la empresa después de años de reestructuraciones y pérdidas. La ha comprado por apenas 505.000 euros. Es menos de un 2% de lo que la Xunta de Galicia ha inyectado desde que Feijoo es presidente. A lo largo de los años, el organismo autonómico inyectó 30 millones de euros.

Hace justo un año la firma de moda gallega presentó su liquidación en el Juzgado de lo Mercantil de A Coruña. Se ponía fin a una aventura que duró 18 años y que últimamente iba de mal en peor.

Hasta hace dos días, el 97% de Caramelo estaba en manos del empresario Manuel Jove a través de la empresa Inveravente. El 7% restante era propiedad de la Xunta de Galicia. La firma gallega llevaba años con problemas económicos. Tanto que el organismo público autonómico realizó distintas inyecciones de capital. Durante los gobiernos de Feijoo llegó a inyectar 30 millones de euros.

La Xunta inyectó 30 millones de euros en la firma

Un año después de presentarse la liquidación llegaron buenas noticias. Según varios periódicos gallegos, la empresa vallisoletana PostQuam se ha hecho con la firma por un módico precio de 505.000 euros. La ha comprado por menos de un 2% de lo que año tras año se ha dejado la Xunta de Galicia en ella.

Caramelo lleva casi una década pasando por periodos amargos y luchando por no cerrar. En 2009 y 2012 llevó a cabo sendos EREs. Pero el episodio más amargo data de 2013 y 2014, cuando la empresa llevó a cabo una profunda reestructuración. Por aquel entonces, la firma contaba con centenares de empleados, 103 corners en El Corte Inglés y 15 tiendas propias. El plan de reestructuración provocó el despido de 180 trabajadores, y el cierre de casi el 60% de los corners y la mitad de las tiendas propias. Esto permitió a la firma cerrar el ejercicio con un beneficio de 13 millones de euros.

Eso le permitió marcar un objetivo positivo para el nuevo año. La empresa pretendía crecer un 30% en 2015, pero no volvió a levantar cabeza.

PostQuam terminará los deberes

La compra por parte de PostQuam no ha dejado indiferente a ninguno de los pujantes. La empresa vallisoletana ofreció sólo 5.000 euros más que Kosu Nuno –compañía propiedad del diseñador gallego Manuel Bolaño-.

ave galicia

AVE a Galicia: cronología de una falsa promesa

“A los gallegos para estar en Madrid en tres horas solo nos falta lo que nos falta”: el AVE. Estas han sido las palabras...

Ahora, PostQuam –grupo especializado  en cosmética y productos de peluquería para el canal profesional- hará los deberes que le quedaron pendientes al viejo Caramelo. El primer paso será reflotar la empresa. Para ello contratará a un diseñador y un director general. También podría continuar con los fallidos planes de expansión ideados hace años. No sería de extrañar. El grupo opera en 71 países. De hecho, el 60% de sus ventas proceden de fuera de España. PostQuam podría aprovechar sus lazos para llevar la firma a otros mercados. Principalmente a aquellos en los que el grupo está consolidado, como Francia, Estados Unidos o China.

De Caramelo gallego sólo queda el recuerdo. Los intentos de Feijoo para reflotar la firma han quedado en vano. Los 30 millones invertidos a lo largo de 10 años sólo han servido para prolongar la agonía. Y es que de los 900 trabajadores que llegó a tener la firma sólo quedaban 180 en 2015.