De Vinci

El Hospital de Basurto (Bilbao), el Virgen del Rocío (Sevilla), el Quirón de Madrid, el Clinic de Barcelona; el Hospital San Rafael de La Coruña; el Son Espases de Mallorca… son solo algunos de los 55 centros sanitarios españoles, públicos y privados, que cuentan con un robot Da Vinci. Abex, la distribuidora en España de la tecnología médica, no deja de crecer: en 2019 prevé conseguir una facturación de 63 millones de euros.

Hospitales de primera línea con actividad oncológica y alto volumen de pacientes, tanto públicos como privados, son el target al que se dirige Abex, indican desde la empresa. Los datos que ofrecen son más que optimistas: “en 2018 hemos tenido un crecimiento del 40% pasando de una facturación de 22 millones de euros en 2017 a 45 millones en 2018, lo que ha supuesto pasar de 3.800 intervenciones a 5.600”.

En el horizonte cercano, los planes de la distribuidora española Abex Excelencia Robótica -nacida en 2016 de una empresa conjunta entre Palex Medical y ab medica, empresa italiana líder en la producción y distribución de las tecnologías médicas más innovadoras- pasan por seguir expandiéndose.

Abex que cuenta con sesenta robots entre España y Portugal, prevé un crecimiento similar: del 40 por ciento

En 2019, Abex que cuenta con sesenta robots entre España y Portugal, prevé un crecimiento similar: del 40 por ciento. “Del total de cirugías que potencialmente podrían realizarse con da Vinci, solo se ha hecho el 5%. Aún hay mucho campo que ganar”, apuntan.

CAMPO POR GANAR

Por comunidades autónomas, Cataluña y Madrid, con 13 sistemas robóticos cada una, instalados en  diferentes centros sanitarios, son las comunidades con mayor implantación. Le siguen País Vasco (6); Castilla y León y Andalucía (5); Canarias (4); Galicia (3); Comunidad Valenciana y Cantabria (2) y Navarra y Baleares (1). En Portugal, existen tres robots Da Vinci en Lisboa, uno en Coimbra y otro en Arrábida.

Desde 2010, precisan desde la compañía, ya se han beneficiado 21.000 pacientes, entre España y Portugal “y esta cifra tiene que seguir creciendo”. El robot Da Vinci es la plataforma más avanzada disponible para realizar cirugía robótica mínimamente invasiva, explican desde la compañía.

LA PLATAFORMA MÁS AVANZA

Abex indica que el robot es la última evoluciόn de la cirugía mínimamente invasiva, siguiente a la laparoscopia, donde el cirujano trabaja con sus manos utilizando el robot a distancia: se sienta en una consola que se encuentra en el quirófano, y el sistema transforma el movimiento de sus manos en los movimientos de los brazos robóticos.

El sistema, añaden, facilita muchas ventajas clínicas para el paciente. Atendiendo a la literatura científica publicada durante más de 18 años de actividad del robot da Vinci, indican desde la empresa, comparada con las técnicas tradicionales, la cirugía robótica  “permite una cirugía más precisa, menos sangrado, menos riesgo de infección después la cirugía, y estancias en el hospital y recuperación inferiores”.

PATOLOGÍAS COMPLEJAS

El primer sistema robótico Da Vinci, llamado Standard, salió al mercado en el año 1998 y llegó a España en el 2005. Fue desarrollado con el objetivo de ofrecer la cirugía más avanzada “a  los cirujanos que quieren garantizar un tratamiento mínimamente invasivo para patologías complejas”.

A mediados de 2018, a nivel mundial, estaban instalados más de 4.600 sistemas robóticos Da Vinci. Ese mismo año se realizaron más de un millón de intervenciones, con un crecimiento de 12% respecto al 2017. Tras Estados Unidos,con más de 3.000 robots, Europa es la principal zona de utilización con más de 800 da Vinci instalados.

En Europa, en 2018, los países más avanzados tienen una media de 1,6 equipos  DaVinci por cada millón de ciudadanos, mientras España tiene una media de 1,2 sistemas robóticos por cada millón de habitantes.

ESPECIALIDADES

Urología, cirugía general, ginecología oncolόgica, cirugía torácica, cardiocirugía, ginecología benigna, otorrinolaringoiatría o cirugía de trasplantes son algunas de las especialidades donde se utiliza la cirugía robótica con Da Vinci.

En España y Portugal, durante 2018, el 66% de las intervenciones quirúrgicas con el sistema Da Vinci fueron realizadas por urólogos, en casos de patología de próstata y riñón; el 9% de las intervenciones fueron de ginecología oncológica y benigna y el 18% de las las operaciones con este sistema fueron de cirugía general.

Desarrollado sobre el concepto de “Immersive Intuitive Interface”, traduce los movimientos del cirujano de manera intuitiva y permite una visión tridimensional del campo quirúrgico. Desde Abex explican que el cirujano puede, sin gafas u otras ayudas, evaluar perfectamente la anatomía y “vivir” la intervención casi como si estuviera dentro del cuerpo del paciente.

Entre las ventajas de este tipo de cirugía robótica, describen desde Abex, que facilita una visión 3D aumentada hasta 10 veces; elimina el temblor y los movimientos involuntarios de las manos del cirujano; tiene cuatro brazos intercambiables, instalados sobre una columna única que le permiten controlar autónomamente hasta 3 instrumentos o que es compatible con otras tecnologías presentes en los quirófanos.