La primera semana de rebajas ha registrado una caída de la facturación de entre un 20% y un 30% respecto al mismo periodo del año anterior, dependiendo de la provincia y el sector de actividad, llegando al 50% en los territorios más dependientes del turismo.

Según datos de la Confederación Española del Comercio (CEC), a pesar de la reactivación de las actividades y la vuelta a la ‘nueva normalidad’, las cifras de ventas en los pequeños y medianos comercios “continúan lejos” de los niveles pre-Covid.

Por ello, la Confederación cree que esta campaña de rebajas no va a servir para paliar la situación que vive el sector del comercio y que solo le dará un respiro temporal al dinamizar el consumo y reactivar las ventas “de forma puntual”.

Además, considera que tampoco ha ayudado el adelanto de las rebajas y los “agresivos” descuentos ‘online’ en las grandes superficies, posteriormente también en las tiendas físicas, acentuados este año por la atípica situación del comercio tras más de dos meses y medio cerrados.

“Las pocas ventas que se están produciendo en los pequeños comercios se hacen con descuentos muy agresivos; los comerciantes necesitan eliminar el stock y lo hacen sin apenas márgenes de beneficio. Es pan para hoy y hambre para mañana”, señala el presidente de la CEC, Pedro Campo.

PIDE REVERTIR LA LIBERALIZACIÓN

En este contexto, la patronal ve “imprescindible” volver a los periodos tradicionales de rebajas previos a la liberalización de 2012 para recuperar su impacto positivo, así como el objetivo con el que fueron creadas, que es dar salida al stock acumulado a precios competitivos.

En cuanto a empleo en el sector, entre diciembre de 2019 y junio de 2020 el comercio minorista experimentó una caída en el número de afiliados del 4,3%, entre el régimen general y el de autónomos.

En este sentido, la Confederación calcula que el 10% de tiendas del pequeño comercio no ha llegado a abrir tras la finalización del confinamiento, al que se suma otro 10% que cree que cerrará de aquí a finales de año, si no se aprueban ayudas urgentes y específicas para el sector.

Este porcentaje de cierres se elevaría, además, hasta el 50% en el caso de los pequeños y medianos comercios ubicados en locales de centros comerciales, por lo que la CEC ve “imprescindible” adoptar una serie de medidas para salvar al sector.

Entre sus propuestas, la Confederación solicita que se adopten medidas de apoyo fiscal y financiero que garanticen la liquidez a los comercios, el aplazamiento del pago de la deuda tributaria y suspensión del pago de tributos, la reducción del recargo de equivalencia o garantizar las mismas normas de funcionamiento para todos los operadores de comercio con independencia de que el canal de venta sea ‘offline’ u ‘online’.

Además, considera “fundamental” posibilitar la tramitación de nuevos Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) en función a la evolución y fases del desconfinamiento, con el fin de garantizar la sostenibilidad y el empleo de las empresas.

Comentarios de Facebook