Facebook

La gran batalla para conquistar el mercado de los videojuegos, que se ha convertido en un fenómeno de masas del que nadie quiere (o puede) dejar escapar, arrancará este otoño y se recrudecerá a lo largo del 2020. A la terna existente de grandes fabricantes como Sony con (Play Station), Nintendo (Switch que ahora lidera el mercado) o Microsoft (Xbox) se le unirán gigantes temibles, por el número de ceros en su cuenta, como son Apple (que en octubre presentará Apple Arcade) y Facebook (que ha puesto a punto Oculus Quest).

A lo largo de la última comparecencia ante los analistas de Mark Zuckerberg, durante la conference call en la presentación de resultados de Facebook, advirtió que el desarrollo de Oculus, que forma parte de la compañía desde 2012, había experimentado un fuerte empujón y que, incluso, su progreso le había entusiasmado. El fundador de la red social se refería con sus palabras a su nuevo proyecto Oculus Quest, un dispositivo de realidad virtual sin cables y que ofrece al jugador total movilidad e independencia que ha recibido innumerables elogios por parte de los expertos del sector. El gigante IGN ha llegado a considerarlo como “increíble” o “sublime”.

Más allá de los buenos resultados técnicos de Oculus Quest, el mayor espaldarazo a la marca ha venido por el lado de los precios. El producto de realidad virtual tenía unas características muy valoradas tanto por jugadores como por expertos, pero su excesivo precio le alejaba de las masas (una de las claves de este tipo de productos) y condicionaba su éxito. Aunque eso era hasta ahora, ya que el coste se ha logrado reducir hasta el punto de que el sistema de 64 GB cuesta 399 dólares, mientras que el de memoria de 128 GB alcanza un precio de 499 dólares, que están a la par con el precio, 460 dólares, al que por ejemplo salió al mercado la Play Station 4.

Fábrica de BMW.

El precio de los coches eléctricos a la baja: el litio y el cobalto, culpables

La revolución del coche eléctrico, un boom que se suponía iba a llegar en estos años, supuso un efecto llamada para una...

Una de las claves del proyecto de Facebook es que Oculus Quest trabaja con realidad virtual no realidad aumentada. El matiz es importante, ya que en el caso de la primera el entorno se vuelve más envolvente, de tal manera que el jugador se convierte en el epicentro y su jugabilidad es exponencial. En cambio, la realidad aumentada, que también permite interactuar con los contenidos virtuales en el mundo real, no ofrece la misma experiencia para el usuario. Además, la realidad virtual es un campo todavía que está en plena expansión y se espera (quizás es algo exagerado dado el poco tiempo) que para 2024 genere un mercado de unos 45.000 millones de dólares.

GUERRA CON DISTINTAS BATALLAS: FACEBOOK VS APPLE, SONY VS MICROSOFT

En el caso de Facebook, como también hará Apple, su gran oportunidad para ganar cuota de mercado es adelantarse a los grandes lanzamientos: Play Station 5 y Xbox denominada ‘Project Scarlett. Por ello, la compañía ya tiene a punto su modelo, y también por ello, Apple lanzará su Apple Arcade este próximo mes de octubre. Por su parte, tanto Sony como Microsoft están enfrascados en su propia batalla, midiendo los tiempos y al contendiente, para intentar obtener una pequeña venta que les permita convertirse en el gran lanzamiento del 2020.

Por el momento, se desconocen las grandes líneas de ambos proyectos, pero si se desvelan (con cuentagotas) las características que podrían tener. Así, en el caso de la nueva consola de Sony los analistas apuntan a que su CPU será la más potente del mercado para poder compatibilizarlo con la tecnología 8K, utilizará el sistema SDD para el almacenamiento y continuará siendo compatible con los dispositivos Blue-ray. En el caso del prototipo de Microsoft, será hasta cuatro veces más potente que la Xbox One X para ofrecer mayor realismo y detalles.