Ferrari

Las tabaqueras han vuelto a destaparse en la Fórmula 1. Phillip Morris, que tras la prohibición a publicitar estos productos enmascaró su imagen, regresó a finales de 2018 con el símbolo de una de sus matrices, Mission Winnow. Una M inclinada en los alerones y el morro del Ferrari que este año ya han prohibido en tres Grandes Premios. La empresa estadounidense gestionó 250 millones de euros de los italianos, a los que inyectó de su bolsillo 130 ‘kilos’. Uno de los acuerdos era ser el ‘title sponsor’ y dar nombre al equipo, pero Ferrari, a última hora, se inscribió únicamente como ‘Scudería Ferrari’ para evitar problemas. Los sucesivos inconvenientes han propiciado que Phillip Morris aún no haya confirmado su acuerdo para 2020.

AUSTRALIA, FRANCIA Y CANADÁ VETAN A MISSION WINNOW

La relación entre Ferrari y Marlboro se remonta a 1984, aunque la verdadera apuesta se realizó a partir de 1997. Una etapa de éxito en la escudería italiana que permitió expandir la marca de tabaco por todo el mundo. Y así fue hasta que en 2008 el Mundial prohibió la publicidad del tabaco en los monoplazas. Desde entonces Phillip Morris, la tabacalera más grande (y que engloba, entre otras, a Marlboro) ha buscado otras ‘soluciones’ para incitar a la venta sin sugerir ninguna marca. Desde finales de 2018 figura una polémica M inclinada en los alerones y el morro del monoplaza. Es el logotipo de Mission Winnow, propiedad de Phillip Morris.

Rich Energy

El oscuro entramado de Rich Energy en la F1: la bebida que corta las alas

Primero se lanzó a por Force India y finalmente embaucó a Haas. La obsesión de Rich Energy era inmiscuirse en la Fórmula...

Esta empresa hace referencia al tabaco en su página web: “Transformar no sólo nuestra empresa, sino toda una industria para los 1.100 millones de personas que fuman y quienes les rodean”. Desde Phillip Morris apuntan a que “no publicita ni promociona” ninguno de sus productos sino que muestra el compromiso por “potenciar la ciencia, la tecnología y la innovación para generar un cambio positivo”. Unas palabras que no han servido de nada en Australia, Francia o Canadá, donde Ferrari tuvo que retirar el logo y aprovechó para conmemorar en ese espacio su 90º aniversario.

Ferrari conmemora su 90º aniversario en el GP de Francia tras la prohibición a Mission Winnow (Scuderia Ferrari Press Office).

Desde Phillip Morris no se creó ninguna alarma tras la cita de Melbourne, primera de las 21 del calendario de 2019. Sin embargo, a mediados del curso, MotorSport informó que desde Ferrari contemplaban la posibilidad de eliminar por completo esta imagen para lo que resta del año. Una situación que no se ha dado, ni se va a dar, después de que así lo desmintieran desde Phillip Morris. Pero no garantizaron el compromiso para 2020. Impera la ley del silencio para no “alimentar rumores”, como en más de una ocasión han comentado desde la famosa tabacalera.

PHILLIP MORRIS, UN SPONSOR VITAL PARA FERRARI

Phillip Morris ha demostrado durante todos estos años su fiel compromiso a Ferrari aún sin publicitar nada en el monoplaza, pero con un montante económico inferior. Durante el periplo donde las insinuaciones a Marlboro eran más mínimas, la apuesta había sido de en torno a 40 millones de euros al año. De un tiempo atrás hasta ahora el acuerdo es mucho mayor. Phillip Morris ha desembolsado sólo este año 130 millones de euros. Una cifra elevada, pero que atendía a su condición de ‘title sponsor’ de Ferrari, una situación que finalmente no se dio y que es otro de los motivos que asusta a los de Maranello. La investigación abierta por la marca de Mission Winnow obligó Ferrari a cambiar el nombre y pasar de ‘Mission Winnow Scudería Ferrari’ a ‘Scudería Ferrari’.

El montante no es excesivo para la tabaquera estadounidense, que sólo en el segundo trimestre de 2019 obtuvo un beneficio de 2.000 millones de euros. El dinero existe, pero Phillip Morris es consciente de la pérdida de potencial de Ferrari (sólo ha ganado una carrera en 12 meses) y del menor impacto que genera ahora que las audiencias han caído. Es más, la cifra de negocio del grupo, como la venta de cigarrillos, descendió en este citado periodo. Sin gozar de ese privilegio en el nombre, que es el que incita a las marcas a aumentar considerablemente su participación (como Aston Martin en Red Bull), mantener 130 millones de euros por temporada parece escandaloso, sobre todo cuando esa suma representa más de lo que reciben el resto de equipos por todas sus marcas (Mercedes y McLaren obtienen en torno a 100 millones de euros).

PHILLIP MORRIS PAGA 250 M€ AL AÑO A FERRARI Y DESPUÉS REVENDE EN TORNO A LA MITAD DE ESE PRESUPUESTO A OTRAS MARCAS

Phillip Morris es para Ferrari más que un montón de billetes, es estabilidad. La tabaquera pone, de inicio, 250 millones de euros. Después, revende su espacio a otros sponsors dentro del monoplaza. Esto a la escudería italiana le reporta la tranquilidad de que, llegue a más o menos acuerdos, siempre recibe el mismo montante económico, algo de lo que no goza ningún otro equipo de la parrilla. Ferrari sabe que no puede perder este patrocinio y que una inversión menor también haría mella.

Deportivamente están muy lejos de ganar el Mundial de pilotos o de constructores (donde Red Bull ha reaccionado con fuerza) y eso lo notan hasta sus pilotos. Sebastian Vettel, cuatro veces campeón del mundo, gana siete millones de euros menos por temporada que Lewis Hamilton. Y Lecrerc, la figura llamada a tomar su testigo (y que ya rinde al nivel del alemán) sólo percibe tres millones de euros, menos de lo que gana Raikkonen con Alfa Romeo (6) o ‘Checo’ Pérez en Force India (5).

Phillip Morris ha esquivado la normativa estos años con publicidad menos sugerente y la mayor apuesta de este 2019 ha salido mal. En McLaren, British American Tobacco (BAT) ha entrado con 8 millones de euros para difundir sus cigarrillos electrónicos y vapeadores que son menos dañinos, pero que han sido investigados y retirados en los mismos Grandes Premios. La escasa inversión (aunque importante para los de Woking) ha llevado a BAT a afirmar que seguirá sí o sí con McLaren. Una afirmación, un compromiso, que aún no ha demostrado Phillip Morris para desgracia de Ferrari.

Comentarios de Facebook