exoesqueleto neurorrobótico

Gracias a los avances de la ingeniería muchas personas pueden disfrutar de una vida mejor y mucho más cómoda. Este es el caso de las personas tetrapléjicas, entre otras, ya que un grupo de científicos europeos ha creado un accesorio que permite restaurar la función de agarre. Se ha realizado la prueba con seis tetrapléjicos usando este nuevo exoesqueleto neurorrobótico de mano no invasivo e híbrido.

El sistema ha sido desarrollado por investigadores varios centros, uno de ellos es la Universidad de Tubinga, en Alemania, otro de ellos es el Instituto de Biorrobótica de la Escuela Superior de Santa Ana, en Italia, y el último es el Instituto Guttmann, en España, y permitirá una mejor calidad de vida para aquellos que lo necesiten.

Las personas que han participado en este estudio han podido, entre otras cosas, comer y beber de forma totalmente independiente en un restaurante, algo que algunos de ellos no ha podido hacer nunca. Es por este motivo por lo que se considera un paso bastante importante en el estudio de exoesqueletos neurorrobóticos.

Un nuevo sistema de la ingeniería puede restaurar la función intuitiva de agarre en personas tetrapléjicas.

Hasta el momento, se creía que que la restauración de la funcionalidad de las manos, basada en un sistema de conexión entre cerebro y máquina, implicaba forzosamente una implantación quirúrgica de electrodos naturales, pero ahora se ha demostrado que no es totalmente necesario ya que en los resultados obtenidos se ha logrado averiguar que se puede usar la actividad cerebral eléctrica que se registra desde la superficie exterior del cráneo. Esto significa que los procesos quirúrgicos no son para nada necesarios.

Este nuevo método consigue mejorar la calidad de vida tras sufrir una lesión de médula espinal o un derrame cerebral y lo hace gracias a un sistema que traduce la actividad eléctrica cerebral y los movimientos oculares cuando se realizan movimientos de apertura y de cierre de las manos. Se restaura la función intuitiva de agarre a un nivel bastante corriente, aunque siempre se puede mejorar y esto es lo que persigue el equipo médico.

exoesqueleto

Surjo Soekadar, que es el médico responsable del equipo y el principal autor de este interesante estudio, asegura que la tecnología se podrá adaptar aún más a este tipo de problemas y que, en la actualidad, está planteando a su equipo el desarrollo de un sistema neurorrobótico inteligente que sea sensible al contexto y bastante discreto estéticamente, que es algo que a los pacientes les encantaría. De esta forma, las personas que lo necesiten podrán montar este sistema en su cuerpo sin necesidad de una ayuda extra.

Pero no es todo, en este estudio también se ha destacado que el uso repetido de exoesqueletos controlados por el cerebro podría inducir una recuperación neurológica en personas que han sufrido una lesión tanto en la médula espinal como un derrame cerebral, aunque esto aún está siendo investigado.

En definitiva, esta fantástico equipo de científicos quiere devolver a las personas tetrapléjicas una vida normal y corriente dentro de sus posibilidades y, por lo que parece, lo están logrando muy favorablemente.