María Dolores Dancausa, CEO de Bankinter.

Bankinter ha dado el pistoletazo de salida, siendo este jueves el primer banco de la Bolsa española en presentar cuentas del segundo trimestre. La expectación era máxima, pues, en su balance se debía reflejar el impacto de la pandemia en los meses más duros. Y así ha sido, la entidad que preside Pedro Guerrero ha hecho, lo que ya hicieron sus compañeros en abril, provisiones millonarias ante lo que está por venir.

En los resultados del primer trimestre se anotaron 107 millones de provisiones, pero otras entidades como BBVA superaron los 1.400 millones. Bankinter avisó de que las suyas irían aumentando, así que ahora han añadido otros 192,5 millones. Sin embargo, la entidad no contempla que el escenario económico empeore tanto como para tener que provisionar más. Según explicaba la consejera delegada, María Dolores Dancausa, estas “deben ser suficientes” y además, anticipaba que cerrarán el ejercicio con beneficio.

Con todo, el banco ha cerrado el primer semestre de 2020 con un recorte del beneficio del 64,7% hasta situarlo en 109,1 millones de euros. En su balance, sigue pesando la integración de EVO Banco y Avantcard, que se incorporaron a las cuentas del grupo el 31 de mayo de 2019. A cierre del año pasado, EVO registró unas pérdidas de casi 27 millones de euros y la propia CEO reconocía que “seguía sin ser rentable y daba pocos ingresos”. Dancausa espera beneficios en un plazo aproximado de 2 años. Es decir, a cierre de 2021 la apuesta digital de la entidad debería dar sus frutos. Pero este trimestre tampoco no les ha ido muy bien.

EL RECORRIDO DE EVO

El objetivo de Bankinter es impulsar la digitalización y esta fue una de las razones de la compra del negocio bancario de EVO Banco, “sumar clientes de un perfil joven y marcadamente digital” tal y como explicaron a MERCA2 desde la compañía. Así, en los siguientes seis meses, de junio a diciembre captaron 50.000 nuevos clientes.

El primer trimestre de este año fue aún mejor, pues sumaron otros 56.800 nuevos clientes y en total, EVO alcanzaba los 494.000 clientes a cierre de marzo. También entre abril y junio sumaron otros 59.000 nuevos clientes. Sin embargo, el neobanco ha tenido poca actividad en el trimestre más digital de la historia de la banca. 

El volumen de captación de depósitos se ha desplomado. Frente a los 3.200 millones de euros que consiguieron entre enero y marzo, de abril a junio solo han sumado 100 millones. O lo que es lo mismo, la captación ha caído un 97%. Al igual que los recursos fuera de balance, es decir, los fondos de inversión, planes de pensiones o carteras gestionadas, frente a los 232 millones que captaron en el primer trimestre, EVO cierra el segundo con apenas 252 millones. Es decir, la cifra apenas ha subido en 20 millones. 

REFUERZAN LAS HIPOTECAS

Donde si se han reforzado es en el mercado hipotecario, donde EVO apuesta por propuestas más competitivas que el resto del sector en todas las categorías que comercializa (variable, mixta a 10 y 20 años, y fijo a 30 años). Esto generó 85 millones de euros en hipotecas desde su integración, en junio de 2019 hasta cierre de año, lo que representa más del 75% de los 112 millones captados en todo el año 2019.

El horizonte estaba en multiplicar por tres este volumen y captar más de 340 millones este 2020. Y en este ámbito, les ha ido mejor. A cierre de marzo ya habían captado 893 millones de euros en hipotecas, de los que 77 millones eran nuevas hipotecas. Y este segundo trimestre la cifra alcanzaba los 927 millones de euros, de los que 156 millones son nuevas hipotecas suscritas en el semestre.

La CEO de Bankinter ya aclaró en las cuentas anuales que “EVO no es rentable y da pocos ingresos”, pero tendrá la aportación al grupo que exigen al resto. Seis meses más tarde, Dancausa se justificaba, “no se pueden recuperar pérdidas en solo un año”. Lo “importante” es seguir creciendo en clientes e hipotecas, que es precisamente lo que han hecho este trimestre.

En este contexto, el banco no quiere ni oír hablar de fusiones o adquisiciones, se están centrando en hacer de EVO un banco rentable, además, tienen “muchos proyectos en casa”, señalaba la CEO refiriéndose a la salida a Bolsa de Línea Directa. La aseguradora debería empezar a cotizar después del verano, pero hay retrasos en las aprobaciones que necesitan del regulador. “La sacaremos sin duda cuando llegue el momento, que espero además que sea pronto, es una magnífica oportunidad para los accionistas de Bankinter y Línea Directa”, aseguraba. Aunque ya está descontado que será en 2021.