El acuerdo de fusión entre la división de viajes de Globalia y Barceló (Ávoris) crea un gigante turístico que suma 36 marcas, entre ellas Evelop, una compañía de vuelos chárter propiedad de Barceló cuyo crecimiento en los últimos años es prometedor. Esta alianza permite ocupar el hueco de Air Europa y mete presión a la compañía que se encuentra ante un dilema: seguir operando vuelos propios o transformarse en una aerolínea regular.

La compañía es experta en ofrecer vuelos chárteres, es decir, aquellos que no se comercializan por los canales habituales ni se ciñen a los horarios de las rutas comerciales. De hecho, esta combina su actividad entre vuelos propios chárter (los que opera para el grupo Barceló) y acuerdos con terceras compañías aéreas en régimen de alquiler, conocidos por sus siglas en inglés ACMI. En 2018, estos vuelos incrementaron sus ingresos de los 4,2 millones de euros (2017) a 25,9 millones de euros.

Pero la compañía, que nació en 2013 para dar servicio de vuelo chárter a los turoperadores del grupo Barceló, ya dio un primer paso en su transformación al operar rutas regulares a La Habana, Cancún, Punta Cana, Jamaica y Mauricio a través tres canales de venta: Ávoris, del GDS Amadeus, y venta directa en su web. En 2018 transportó 456.762 pasajeros, dando continuidad al crecimiento experimentado en los últimos años.

Su evolución es, por tanto, prometedora. El pasado ejercicio lo cerró con una cifra de negocio de 172,1 millones de euros, un 5,5% más que en el anterior ejercicio, según datos del registro mercantil recogidos por Insigth View. De hecho, en sus seis años de funcionamiento su facturación no ha dejado de crecer.

Evolución de la facturación de Evelop entre 2013 y 2018. Fuente: Insight View.

Por otro lado, su beneficio superó los 8 millones de euros (un 40% más). Tan solo en 2013 (año de su creación) registró un resultado negativo con unas pérdidas de 814.558 euros. Su plantilla también ha crecido pasando de los 272 en 2017 a los 432 en 2018.

En este escenario de crecimiento, la nueva alianza coloca a Evelop en una posición de privilegio con 11 marcas de agencias minoristas y 17 mayoristas vendiendo paquetes turísticos de los que la aerolínea podría beneficiarse. Además, es de las pocas aerolíneas que 100% españoles que quedan surcando los cielos, además de Volotea.

Por otro lado, también podría ocupar en Globalia el hueco que deja la venta de Air Europa a IAG por 1.000 millones de euros. Operación que todavía está a la espera del visto bueno de Competencia y a través de la cual el grupo fundado por Juan José Hidalgo se queda sin aerolínea.

SOLO SEIS AÑOS EN EL AIRE

Evelop nació en 2013 tras la compra de parte de los activos de la quebrada Orbest Orizonia Airlines por el Grupo Barceló. Esta compañía operaba vuelos regulares y chárteres en España y el Caribe. Evelop heredó toda esta operativa. Además, desde 2016, forma parte de la Unión Temporal de Empresas (UTE) junto a Air Nostrum y Orbest (su filial portuguesa).

La fusión entre la división de viajes de Globalia y Barceló deja en nuena posición a Evelop para ocupar el lugar de Air Europa

La compañía aérea cuenta con una flota de siete aviones –tras incorporar un nuevo A350 900– con los que operará nuevos destinos. Así, Evelop operará a partir del 24 de junio de 2020, durante ocho semanas, seis vuelos chárteres con ruta entre Madrid y San José (Costa Rica). Se trata de una nueva vía de llegadas de uno de los principales mercados de Costa Rica en Europa en alianza con uno de los turoperadores más fuertes de la península ibérica como es Quelónea, marca mayorista de Ávoris.

En 2018, la aerolínea se incorporó a la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA). Algo que el director general de Evelop, Bruno Claeys, aseguró que permitirá a la aerolínea establecer más acuerdos de colaboración con otras compañías y ampliar los códigos compartidos. Y, por tanto, crecer a un mayor ritmo. Un deseo que se puede hacer realidad con la fusión y creación del nuevo grupo turístico entre Globalia y Barceló.