Euskaltel

Comprar o ser comprada. Procesos de fusión y adquisición, venta de activos. Mire por donde se mire el consenso de mercado estima que 2019 será el año en que Euskaltel y MásMóvil deban tomar una decisión sobre su futuro. De manera conjunta, o por separado; como sujetos activos o pasivos, la única certeza es que todavía queda una vuelta de tuerca en el mercado telco español para su consolidación.

Eso, además, se verá ratificado desde la Unión Europea (UE). En primer lugar porque cada vez es más fuerte el runrún de que en Bruselas serán menos estrictos ante los procesos de concentración en los diferentes mercados. Asumen que competir contra los players americanos es muy complejo con un sector telco -dedicado también a otros negocios- tan atomizado.

Por otra parte, nos encontramos en año electoral. Eso puede traer nuevos comisarios, tanto en asuntos digitales como en temas de competencia. Algo que hace estar a la expectativa a los principales operadores europeos. Así los estiman desde Bloomberg, que ven en 2019 un año para forzar la máquina en la integración de empresas.

Movistar

Movistar, Orange y Vodafone pierden el sablazo de las llamadas internacionales

Europa vive un momento convulso. En pleno Brexit, parece que la unión es menos unión que hace años, pero los ciudadanos no lo sienten...

Así, al margen de las dos citadas compañías españolas, Euskaltel y MásMóvil; la agencia estadounidense vaticina que será el mercado francés el que rompa con la norma -no escrita- de que deben existir cuatro operadores altamente competitivos por país. Los movimientos ya están sobre el mantel. El más activo, desde hace varios años, es Bouygues Telecom, que ya ha visto frustradas varias acciones corporativas.

Y es que las telecos francesas tienen gran similitud con las españolas. Un incumbente, Orange, que además tiene participación estatal; dos grandes empresas como son SFR (Altice) y Bouygues; y un agitador del mercado: Free (Iliad). Además, cuenta con otra serie de operadores de menor tamaño como Nordnet.

En este contexto, ya habido importantes intentos de compra/fusión, que, en su momento, ni siquiera tuvieron que ser tumbados por Bruselas, porque se quedó en fases primarias. Pero ahora, con una UE aparentemente más dispuesta a que no existan cuatro grandes operadores, sino tres potentes y algún outsider, todo ha cambiado. Encima se trata de una reclamación por parte de los operadores, que si bien nadie se cree que realmente sea tan importante, las compañías sí están convencidas de que les valdrá para mejorar sus ratios de inversión.

EUSKALTEL Y MÁSMÓVIL EN LAS QUINIELAS

Desde Euskaltel y MásMóvil llevan meses negando que sus proyectos no han nacido para ser comprados. Que tienen vocación de seguir creciendo, y que eso harán durante 2019. Nadie les quita la razón. De hecho, en el caso de los vascos, por ejemplo, ahora mismo están inmersos en un proceso de reconstrucción corporativa tras la fallida opa por exclusión de Zegona, y deben sentar las bases de un proyecto de futuro.

En cuanto al operador dirigido por Meinrad Spenger, sus cimientos corporativos son más sólidos. Pero su gran condicionante será ver el margen que tiene de crecimiento, tanto en los mercados bursátiles como en la captación de clientes, después de dos años desenfrenados. Todo eso hace que estén en las quinielas para los movimientos de 2019.

Aunque quizá esos movimientos no se cierren a lo largo de este ejercicio, desde la agencia americana asumen que los primeros acercamientos, tanto de venta como de compra, se darán este año.

QUÉ ESPERAR ANTE LOS VISTO

Durante los últimos 25 años el sector de las telecomunicaciones en Europa no ha parado de moverse. Con cinco comisarios de competencia distintos, ha habido vetos, fusiones aceptadas (con remedios) y, sobre todo, la consecución de mercados con al menos tres grandes alternativas para los clientes, y algún outsider con capacidad de llevar buenas ofertas a los usuarios.

Pero todo esto ha cambiado. Los pequeños operadores, gracias a las estrictas regulaciones que soportan los exmonopolios como el caso español de Telefónica, tienen acceso a las redes fijas a un precio muy bajo. Con ello, pueden virtualizar sus servicios y ser competitivos teniendo, incluso, importantes márgenes de rentabilidad.

Por eso, la existencia de cuatro operadores con redes propias se ha convertido en algo casi innecesario. Eso llevará al próximo proceso de concentración. Y Euskaltel y MásMóvil están en las quinielas.