El presidente de Euskaltel, Xabier Iturbe, ha destacado que Euskaltel está en uno de los sectores “afortunados”, el de las telecomunicaciones, uno de los “pocos a los que no les ha impactado negativamente” esta crisis e incluso puede ser “positivo, a medio plazo”.

Iturbe ha realizado estas manifestaciones en la jornada organizada por Cebek y AED en la que se ha contado con testimonios de empresas como Euskaltel, Grupo Eulen, Batz-Automoción, Rafael Matías Tejidos o Puntuan Consulting.

En su intervención, el presidente de Euskaltel ha señalado que el suyo ha sido uno de los sectores “afortunados”, uno de los “pocos a los que no les ha impacto negativamente” esta crisis, e incluso puede ser “positivo a medio plazo”. “Es la tercera crisis que vivo y es la primera que estoy en el lado bueno”, ha agregado.

Iturbe ha señalado que lo primero por lo que se preocuparon en Euskaltel fue la salud de los trabajadores, tanto los internos como los externalizados, y, desde el primer día, se decretó el cierre de oficinas y se implantó el teletrabajo que seguirá hasta septiembre.

El presidente de Euskaltel ha afirmado que toda la parte presencial de instalación, en relación a nuevas altas y bajas, “se frenó” y eso “paró muchísimo el negocio”. Iturbe ha afirmado que, desde el punto de vista del negocio, lo “más grave” es la incertidumbre respecto al impacto en la cuenta de resultados o en la morosidad.

No obstante, constataron, a nivel de facturación, que “aumentó muchísimo el consumo” y todos los servicios lo hicieron entre el 50 y el 100%, como Internet un 80%.

Otro de los temas que les preocupaba era la morosidad, y, al principio, se produjeron “bastantes” supensiones de los servicios, pero en el global no eran “relevantes” y se ha vuelto “a la normalidad en un 70 o 80%”.

A su juicio, esta crisis ha puesto en valor a este sector, que ha invertido “muchísimo dinero” en los últimos años y Euskadi es una zona que tiene un “despliegue de fibra del 85% y hay una cultura tecnólogica importantes”. “Se ha visto que el sector de telecomunicaciones es un sector importante, un sector tractor que, cuando ha hecho falta tirar de él, ha funcionado”, ha agregado.

Iturbe ha destacado el hecho de que hayan lanzado su expansión nacional en esta situación. Según ha recordado, estaba prevista para mayo y, pese a la pandemia, se hizo “en los plazos previstos”.

El presidente de Euskaltel ha recordado que el lanzamiento fue el 20 de mayo y el 23 se eliminaron las limitaciones de portabilidad, con lo cual “ha encajado bien”. “Lo hemos podido hacer porque somos una empresa digital”, ha manifestado Iturbe que ha añadido que era “más difícil” el lanzamiento durante el confinamiento pero tambien “ha pillado a la competencia más desprevenida”. En este sentido, ha manifestado su satisfacción por el desarrollo de esta expansión.

BATZ AUTOMOCIÓN

Por su parte, la CEO de Batz Automoción, Ana Camacho, ha destacado que el sector de automoción ya estaba acostumbrado antes del Covid19 a las incertidumbres, de manera que lo ocurrido ha sido “un plus de dificultad” a la gestión.

Camacho ha explicado que tenían una planta en China, primera zona afectada, y, cuando ya se extendió el coronavirus, se creo un gabinete de crisis.

La responsable de Batz Automoción ha destacado la anticipación que hubo en el grupo, que tomó “decisiones rápidas de mucho calado” que les ha permitido “aguantar con las plantas abiertas hasta que el cliente nos ha parado las plantas productivas”.

Según ha explicado, pese al cierre de las plantas productivas, en Batz se ha seguido trabajando “todo el tiempo” y estaban “más preparados de lo que eran conscientes” para el teletrabajo.

Ana Camacho ha manifestado que el momento de parón de las plantas ha sido “el más duro” y ha durado alrededor de un mes y medio, pero la actividad se ha recuperado de manera “muy gradual” y se está al 60% de la capacidad.

Por lo tanto, ha señalado que la reactivación es “muy lenta” y los datos indican que la caída es “drástica” y va a costar “varios años llegar a niveles precovid”. Ana Camacho ha indicado que han hecho una revisión del plan de gestión, que recoge una caída de ventas de en torno a un 25% este año.

Por lo tanto, ha asegurado que no ven recuperación en el sector en los próximos meses sino que será “cuestión de años” y ha apuntado que son “importantes” algunas medidas que ya se han adoptado y otras que se “necesitan”.

Ana Camacho, que ha destacado la importancia de “incentivar” al que tiene que comprar coches, ha señalado que se van a necesitar “más ayudas porque el agujero es muy profundo y la recuperación va a ser larga”. “Aguantaremos pero no estamos creando valor, creciendo”, ha indicado.

Por otra parte, ha destacado la importancia de que “se cuide” a toda la cadena de suministro, no solo fabricantes o proveedores porque el efecto sobre el sector “es muy fuerte”. “Y es importante que salgamos todos”, ha añadido. EULEN

Por su parte, el director Zona Norte del grupo Eulen, Endika Martín, que ha recordado que la empresa cuenta con 60.000 trabajadores a nivel nacional, ha aludido a la dureza de esta crisis, en la que han contabilizado 2.200 empleados de baja por coronavirus y tres fallecidos.

Según ha manifestado, la “incertidumbre” es la palabra que ha definido estos meses, en la que vivían “a ritmo de BOE”. Endika Martín ha destacado que fueron declarados servicios esenciales y la actividad no les ha caído demasiado en determinadas actividades, incluso ha habido un incremento en algunas.

El responsable de Eulen, que ha señalado que todavía tienen a 2.000 personas teletrabajando, se muestra optimista de cara al futuro y cree que se van a recuperar. En el caso de la Zona Norte, ha afirmado que ha sido el área que “menos ha sufrido”, con un descenso del 15 o 18% de actividad.

Por último, ha indicado que lo que se debe hacer en el futuro es “pequeñas innovaciones” para adaptarse a los servicios de los clientes. En este sentido, ha apuntado que el grupo, durante estos meses, ha desarrollado 20 nuevos servicios.

ABRIL, EL PEOR MES

Por su parte, la gerente de Rafael Matías Tejidos, Arantza Matías, ha explicado que abril, y también mayo, -a pesar de abrir las tiendas el día 4-, fueron meses “horribles” y, tras lo ocurrido, han pasado a reforzar la parte de venta on line y cambiar su producto, de manera que, de vender principalmente, tejidos para moda, ahora se están centrando en tejido para mascarillas, incluso realizando colecciones de estampado para este producto.

Arantza Matias ha llamado a reflexionar sobre lo que “es un mundo sin comercio” y a cuidar el comercio local. Tras lo aprendido con esta crisis, ha señalado que el comercio electrónico “ha venido para quedarse” y debe ser compatible con el presencial o físico.

Por último, ha destacado que las ayudas se han “activado rápido” pero son principalmente medidas de endeudamiento y “son un poco peligrosas si no hay medidas de tipo tributario de por medio”.

Por su parte, la gerente de Puntuan Consulting, Bibiana Castellano, ha destacado que, en su origen eran una empresa, principalmente, consultora pero ahora están al “100% centrados en cuatro negocios, sobre todo, relacionados con los eventos, por lo que se vieron abocados a un “parón absoluto” y todo el personal entró en ERTE. A su juicio, lo peor es “la incertidumbre” respecto a si se pueden celebrar eventos y en qué circunstancias.

Según ha indicado, en este momentos, “prima más” el control de gastos que facturar porque “no hay eventos con los que facturar”. Ademá, ha añadido que están “como pollos sin cabeza tocando muchos palos para ver cómo redirigir los negocios” y evitar “decisiones drásticas”.

Comentarios de Facebook