Europa podría pagar los “platos rotos” del acuerdo comercial entre China y los Estados Unidos si este llega a concretarse más allá de la tregua que se han dado para ultimar la primera fase del trato, congelando parcialmente los aranceles sobre productos chinos.

Más de 92.000 millones de dolares en exportaciones en bienes manufactureros podría perder la Unión Europea, si se cierra la fase uno del tratado entre las dos principales potencias mundiales económicas. Para tener el cuenta la dimensión de esta cifra hay que aclarar que las manufacturas suponen el 16,6 por 100 de la economía de la zona Euro, lo que supone aproximadamente 2,7 billones sobre el total de la economía europea de 14 billones de euros. Por lo tanto, la pérdida de esos 92000 millones de euros es el 4 por 100 de la producción manufacturera europea.

A menos que ocurra algo dramático con la economía china, si cumplen con el acuerdo comercial con los Estados Unidos, la potencia asiática comprará 100 mil millones de dolares más de productos de los Estados Unidos durante los dos próximos años y tendrán que dejar de importar de otros países.

Según el acuerdo, los chinos comprarán 100 mil millones al año más en bienes y servicios. China compró 130 mil millones en bienes estadounidenses en 2017, antes de que comenzara la guerra comercial y 56 mil millones en servicios. El acuerdo supone un aumento gradual de las compras del 54%, algo que no casa con el crecimiento económico chino que ha sido del 6%.

Balanza comercial de Estados Unidos con China año 2017. Fuente: FONDO MONETARIO INTERNACIONAL

La balanza comercial de Estados Unidos con China, según las estimaciones recogidas en 2017 por el Fondo Monetario Internacional, se nutre principalmente de exportaciones aeronáuticas, maquinaria, automóviles y semillas de aceite, entre otras cosas por valor de 130.000 millones de dolares. Por el contrario, las importaciones desde el país asiático a la primera economía mundial es electrónica, maquinaria, juguetes y muebles, principalmente por valor de 530 mil millones, por lo que el déficit comercial de los Estados Unidos con China es de 400 mil millones de dolares.

El Gobierno de Xi Jinping tendrá que dejar de importar de otros países y para hacerlo de Estados Unidos y terceros países se verán perjudicados, pero ¿que países serán los que pagarán los platos rotos? Según el “paper” 266 de este año lanzado el 31 de julio por el Fondo Monetario Internacional, se estima que mas de la mitad de las importaciones nuevas que tiene que hacer China para cumplir su pacto con EE UU serán a costa de la Unión Europea perdiéndose esos ingresos en Europa para satisfacer las reivindicaciones de los Estados Unidos. https://www.imf.org/en/Publications/CR/Issues/2019/08/08/Peoples-Republic-of-China-2019-Article-IV-Consultation-Press-Release-Staff-Report-Staff-48576

Solo la zona Euro, Japón y Corea del Sur tienen el volumen suficiente de exportaciones a China como para ser quienes sufran los recortes en detrimento de los Estados Unidos.

Gráfica que muestra de donde va a dejar de importar China para hacerlo de EEUU Fuente: Fondo Monetario Internacional

Según vemos en la gráfica, Europa se juega 85.000 millones de dolares en exportaciones de automóviles, maquinaria, óptica y componentes electrónicos, principalmente. El segundo país en perder sería Japón casi 50.000 millones y el tercero Corea del Norte, con unos 30.000 millones, bien es verdad que hay 60.000 millones que saldrán de varios países y 40.000 de un variado de los países asiáticos.

La UE perdería unos 42 mil millones al año en exportaciones de bienes, mientras que  Corea y Singapur podrían perder exportaciones que representan aproximadamente el 1% y el 1.9% por ciento de su PIB.

Mirando la fase 1 del acuerdo, China se ha comprometido a importar 32.000 millones mas en productos agrícolas norteamericanos, lo que supondría 40.000 millones al año teniendo en cuenta que en la actualidad las exportaciones de agrícolas de USA al gigante asiático son 24.000 millones de dolares, según los datos recogidos en 2017 antes de que comenzara la guerra comercial.

Así que si quitamos esos 16.000 millones de productos agrícolas, de los 100.000 totales que reza el acuerdo, quedarían 84.000 anuales que China tendrá que importar a los americanos en bienes y servicios que dejará de importar de otros países. Para el Gobierno chino es mas fácil cumplir los acuerdos importando bienes que servicios, así que partamos del supuesto que el 75 por 100 del acuerdo se cumplirá importando bienes americanos y el 25 por 100 servicios. En la actualidad es el 70 versus 30 según los datos citados anteriormente de 2017.

Así si multiplicamos por 0,75 LOS 84.000 millones que la potencia asiática pagara en bienes y servicios y eso lo multiplicamos por 0,5 que es lo que decía el “paper” el Fondo Monetario Internacional que China iba a detraer de Europa, tendremos que hay un potencial de perdidas en exportaciones manufactureras a China para Europa de 31,5 mil millones de dolares. Esto para los bienes acabados, si hacemos la misma cuenta con los bienes poco o medio acabados, la cifra que nos sale es de 6o mil millones, en total sumando todo salen 91,5 millones de dolares que pueden volar de la balanza comercial de la Unión Europea en bienes manufactureros como consecuencia del acuerdo China EE.UU. A esta cifra habría que añadir unas perdidas adicionales sin cuantificar en la exportación de bienes agrícolas. Los exportadores japoneses y coreanos, también tocados por la pérdida de exportaciones intentaran vender productos en Europa.

Esta reducción de las exportaciones no será por igual. Mientras es bastante improbable que las empresas automovilísticas se resientan, aunque ya esta el presidente de los Estados Unidos Donald Trump amenazando con aranceles, si es probable que los bienes de consumo como la ropa y la maquinaria industrial sufra un descenso en sus ventas al extranjero en la zona Euro.

Y todo en plena desaceleración del crecimiento en la zona Euro. No hace falta decir que los sectores industrial y manufacturero de la Eurozona ya se han estado contrayendo durante algún tiempo, y que los PMI de noviembre confirmaron una continua debilidad.

PMIs de la zona Euro en Noviembre VS PIB Fuente:MARKIT

Europa podría enfrentarse a una “tormenta perfecta” impulsada por un Brexit duro, el dumping de productos como resultado de las guerras comerciales, el ajuste del banco central y la débil demanda final. Si bien la demanda sigue siendo débil y la fabricación se ha contraído, se evitó el Brexit duro y el ajuste monetario se convirtió en estímulo.  Pero aún no hemos visto cuál es el impacto de un Brexit basado en el comercio europeo. El Reino Unido ya es uno de los destinos de más populares en Europa por su fiscalidad y eso podría aumentar como resultado del Brexit, con el consiguiente potencial de un boom impulsado por la inversión.

Por lo tanto, parece que nuevos peligros acechan a Europa y la nueva presidenta del Banco Central Europeo Christine Lagarde necesita una crisis para coger impulso y fomentar un nuevo acuerdo verdad, políticas de reflación fiscal y la controvertida Modern Monetary Theory que emana ya de los políticos mas izquierdistas de Estados Unidos en el bando demócrata, como la congresista Alexandria Ocasio-Cortez,miembro de los Socialistas Democráticos de América.

Comentarios de Facebook