adelgazar sin hacer nada

La Organización Mundial de la Salud ha descrito que la obesidad es como una epidemia mundial y lo considera como uno de los “problemas de salud pública más descaradamente visibles pero desatendidos” que hay en estos momentos en la actualidad. Según diversos informes dados a conocer en el último tiempo, es preocupante el incremento de esta afección y sus índices de mortalidad en numerosas personas a lo largo del mundo.

La situación en España no se escapa del escenario mundial, sino más bien es más alarmante, puesto que las cifras referentes a esta enfermedad no son nada halagadoras. Lo anterior se desprende de un informe elaborado por la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AECOSAN) y el Ministerio de Sanidad, cuyo nombre es “Prevalencia de sobrepeso y obesidad en España”. Dicha investigación señala que el 17,4% de los adultos sufre de obesidad y el 37,10% sobrepeso. Para las dos estadísticas, se hace evidente que el mayor número de afectados son los hombres por encima de las mujeres.

Hay que tener en cuenta también minuciosamente lo afirmado por distintos expertos, ellos indican que el ritmo de crecimiento de la enfermedad es ampliamente creciente y preocupante en España, ya que las cifras van en aumento como pasa en los Estados Unidos. Por ejemplo en Europa, nuestro país ocupa el segundo lugar en lo que respecta a incidencia, solo por detrás del Reino Unido.

Existen dos acciones íntimamente relacionadas para echar por la borda esta desafortunada tendencia, ellas son la dieta y el ejercicio. En lo que respecta a la actividad física, los expertos han discutido de manera reiterativa cual debería ser la clase de entrenamiento que deben llevar las personas con problemas de obesidad. No obstante, en los últimos días salió un metaanálisis diseñado por la revista médica Obesity Review, caracterizado por ser el estudio más grande realizado hasta los momentos, donde afortunadamente existe un brillo de esperanza a esta estremecedora condición clínica.

El texto explica lo siguiente: “Las pautas internacionales actuales recomiendan que a las personas obesas se les prescriba un mínimo de 300 minutos de actividad moderadamente intensa por semana para perder peso. Sin embargo, sigue sin conocerse la prescripción de ejercicio más eficaz para mejorar la antropometría, la capacidad cardiorrespiratoria y la salud metabólica en esta población”.

Es importante mencionar, que el metaanálisis ha podido despejar determinadas cuestiones. En el texto se promulga que una combinación adecuada entre entrenamiento aeróbico de alta intensidad y entrenamiento de fuerza de alta carga, brindaran unos magníficos efectos.

El entrenamiento aeróbico genera cambios importantes en la capacidad aeróbica, esto devenido por el mejoramiento en los perfiles de lípidos y el incremento en la sensibilidad a la insulina. A su vez, en los adultos que padecen de obesidad, la implementación de esta rutina originara una reducción en la producción de leptina, la cual será formidable simultáneamente a la hora de disminuir la acumulación de tejido adiposo.

En tanto, el entrenamiento de fuerza tiene la particularidad de transformar las propiedades metabólicas que se encuentran en los músculos esqueléticos. También, se evidencia un incremento en la masa corporal magra, existe una disminución del estrés oxidativo en personas con sobrepeso, y se reducen los niveles de hemoglobina glucosilada en individuos con metabolismo anormal de la glucosa.

Los especialistas afirman que sin distinción de los ejercicios empleados, las rutinas planificadas deben tener una duración entre los 30 y 60 minutos por cada serie. Una de las recomendaciones más valoradas es la paciencia, puesto que es inadecuado pensar que los resultados llegaran inmediatamente y que se verán desde la primera jornada o semana de entrenamiento; en contraste de ello, los estudios estipulan que habrá que aguantarse hasta que finalice el primer mes de ejercicio.

En general, la conclusión que devela el estudio es clara: La combinación de los dos tipos de entrenamiento van a ayudar a desarrollar magnificas mejoras en la capacidad cardiorrespiratoria y en la composición corporal. ¡La salud mejorara por completo!