La socimi especializada en pisos de alquiler para estudiantes, Gavari Properties, se estrena este lunes día 1 de junio en el Mercado Alternativo Bursátil (MAB), esquivando así la crisis económica y la incertidumbre que sobrevuela al mercado inmobiliario.

La compañía que preside Juan Merino de Cabo debuta con un precio de 23 euros por acción, que se traduce en un valor total de la compañía de 8,77 millones de euros, según los datos de BME. Y se trata de la tercera que da el salto en lo que va de año al MAB, y lo hace bajo el código de negociación de “YGAV”.

Gavari está orientada al alquiler residencial en áreas “non prime” en Madrid y Málaga, a través de la adquisición de edificios y su posterior explotación en el sector de los estudiantes. Así, ofrece lo mejor de un piso y lo mejor de una residencia en un mix que atrae a muchos estudiantes que deciden estudiar fuera, pero que no quieren arriesgar en el alquiler particular, ni tampoco quieren invertir en una residencia cuyos precios son más elevados.

Según explicó en el folleto explicativo de su salto al MAB, la socimi tiene el foco especialmente puesto en el “extrarradio metropolitano de Madrid capital y sus municipios limítrofes y de Málaga”.

En concreto, cuenta con una cartera de 153 viviendas repartidas en 13 edificios. El 53% de estos activos se encuentran en Málaga, mientras que un 24% se ubican en Madrid capital y el otro 24% en Getafe.

En esta localidad madrileña tiene activos por el gran reclamo que supone la Universidad Carlos III. Cuenta con 25 pisos con un total de 60 habitaciones, y cada una de estas viviendas se alquilan por habitaciones, un negocio en auge que le reporta altos beneficios.

Según el análisis de una firma independiente, este parque de viviendas y habitaciones presenta un valor de mercado de 15,60 millones de euros.

EFECTOS DEL COVID-19

La socimi debuta en el MAB pese a las gestiones que está realizando para ayudar a sus inquilinos y evitar un posible impago de la renta. De este modo, hasta el cierre de abril, ya ha acordado con doce de sus inquilinos la reducción entre el 30% y el 50% de la renta durante los meses de abril, mayo y junio, y luego este montante será prorrateado durante los seis meses siguientes.

Pero hay otros estudiantes que, ante el cese definitivo de las clases, han decidido volver a su residencia familiar y concluir de forma anticipada su contrato de alquiler con Gavari. Este supuesto alivia a la compañía, ya que reduce el riesgo de mayor número de impagos.

Sin duda, la pandemia del coronavirus ha abierto un debate entre los estudiantes que se plantean si es mejor opción reservar plaza en una residencia de estudiantes para el próximo curso, optar por una habitación del segmento de Gavari Properties (alquiler de habitaciones a un operador), o si decantarse mejor por una habitación en un piso de alquiler particular, para reducir al máximo la interacción con más estudiantes, ante el temor a un nuevo brote del virus durante los meses de invierno.

Si bien es cierto, que si en septiembre continúa esta situación de incertidumbre, tanto las residencias como los operadores tomarán nuevas medidas para garantizar la salud de sus inquilinos, mientras que en el caso de un piso particular son los propios estudiantes los que deberán encargarse de la limpieza y desinfección para evitar un posible contagio.

NUEVAS RESERVAS

Al margen de este debate, desde Colliers aseguran que se trata de un negocio sólido, con una oferta de 93.000 plazas y una demanda de alojamiento universitario de entre 500.000 y 600.000 estudiantes, teniendo en cuenta que el volumen de población universitaria se sitúa en torno a los 1,6 millones de estudiantes.

De hecho, MERCA2 se ha puesto en contacto con varias residencias de estudiantes madrileñas y comparten la misma percepción: se están produciendo nuevas reservas para el próximo curso, y no prevén una caída de inquilinos. Además, las residencias aseguran que mantendrán los precios para el nuevo curso.

Por otro lado, la consultora Savills Aguirre Newman defiende que los activos alternativos como las residencias de estudiantes y otros productos que ofertan soluciones habitacionales bajo el concepto de living, van a continuar siendo atractivos para los inversores, a pesar de la crisis actual.

En este sentido, destacan que la demanda potencial que se espera para este sector y su resiliencia, por su componente anticíclico, proporciona estabilidad. De hecho, prevén un incremento de la demanda ante la escasa oferta de alquiler asequible en pisos particulares.

Sin embargo, sí que observan un cambio de tendencia encaminado más hacia el modelo de negocio de Gavari Properties. Pero también se va a producir una inclinación hacia la remodelación de residencias ya en funcionamiento, en vez de apostar por proyectos de nuevo desarrollo.

RECONVERSIÓN DE HOTELES

Por otro lado, desde Ciudadanos plantean reconvertir parte de la oferta hotelera en residencias de estudiantes o espacios ‘coliving’ para reflotar el sector.

De este modo, su propuesta es “ofrecer soluciones habitacionales a jóvenes o a colectivos vulnerables” y abogan por el “cambio de uso” con establecimientos reconvertidos en “apartahoteles, en residencias de estudiantes, en espacios residenciales de coworking y coliving”.

En este sentido, desde Ciudadanos aseguran que con esta propuesta “se podrían encontrar soluciones habitacionales en un momento en que el acceso la vivienda es complejo y 14.000 personas, jóvenes o familias y personas desfavorecidas demandan un alquiler de viviendas del parque público sin que haya oferta”.

Comentarios de Facebook