Estrella Galicia

Las apuestas son como los pimientos de padrón: en unas ganas, y en otras no. El envite del pasado año de Estrella Galicia fue elaborar una cerveza con sabor a pimientos de padrón, esos que dicen que unos pican y otros no. Una producción limitada, de algo más de 10.000 litros, y llevada a cabo con 300 kilos de pimientos de Herbón, no de Padrón.

El resultado fue una cerveza de aroma intenso y 6,2 grados de alcohol que rápidamente se agotó. “Queremos hacer cervezas que tengan relación con la tierra, el mar y el aire. La de tierra ya la tenemos, y la de mar la sacaremos este año, concretamente en junio”, explica Ignacio Rivera, consejero delegado de Hijos de Rivera.

De cada tres euros de inversión, dos de ellos acaban en patrocinio de jóvenes deportistas como lo fueron Márquez o Sainz

¿Mar? ¿Será salada? ¿En vez de pimientos su ingrediente serán mariscos o algas? El CEO de Hijos de Rivera mantiene el secreto: “Lo único que puedo decir es que este año vamos a multiplicar por cuatro la producción de la cerveza de pimientos de padrón”. Si funciona bien otro año más, y la del mar sigue el mismo camino, su intención es que acaben haciendo marca. Todo un órdago que esperan ganar.

ESTRELLA GALICIA APUESTA POR EL PATROCINIO

En el último trienio, Hijos de Rivera ha invertido 195,6 millones de euros, de los que 75,7 millones fueron desembolsados durante 2017. Respecto al año anterior, supone un incremento del 27%. “Dos de cada tres euros lo invertimos en patrocinio. Y lo hacemos con jóvenes talentos, como Carlos Sainz o Marc Márquez, a los que apoyamos cuando eran desconocidos”, argumenta Ignacio Rivera.

Otra parte importante de esa inversión tiene que ver con la ampliación de la planta de A Coruña, la única que tienen en España. “Estamos intentando doblar la capacidad. Seguiremos invirtiendo en la planta porque teniendo una única sede es imposible hacer cervezas diferentes”, mantiene el CEO. Su cuota de mercado nacional es del 7,5% en volumen, y del 11% en valor.

¿Cuál es el secreto o secretos de Estrella Galicia? Uno, el agua. “El agua de A Coruña es parecida al agua de Pilsen, en la República Checa”, recalca Ignacio Rivera. Por tanto, lo del agua no se trata de una leyenda urbana. Y dos, la forma de hacer la cerveza: “La cocinamos a fuego lento. Mientras la competencia saca una producción cada diez días, nosotros lo hacemos cada treinta días”.

cerveza

Las entrañas de una caña de cerveza al desnudo

Detrás de una cerveza hay un trabajo ingente que abarca desde el campo hasta elevados presupuestos en innovación y sostenibilidad

Una forma de hacer que se tradujo, en 2017, en una producción de más de 278 millones de litros, lo que supone un 18% respecto a 2016 (236,7 millones de litros), y un 163% si nos referimos a 2010 (entonces fue de 106 millones de litros). “Hemos triplicado el volumen de litros de Estrella Galicia, mientras que el sector español felizmente no ha llegado a esas cantidades. Creció un 3,22% en producción y nosotros un 18%. Estamos centrados en crecer en el segmento de cervezas de calidad y no en tener un amplio portfolio como los demás”, acota el consejero delegado.

¿Traducido a euros? 465,5 millones de facturación en 2017, un 14% más que en 2016. El beneficio fue de 54, 5 millones, un 11,5% más que un año antes (49 millones). “Los 500 millones de euros están ahí”, pronostica Ignacio Rivera. Y añade: “Nuestra deuda está cercana a cero, y el ebitda es muy saludable”.

Un año de record que no tuvo únicamente como protagonista a la cerveza. Su sección de aguas también tuvo un papel destacado. Los tres manantiales de la compañía (Cabreiroá, Agua de Cuevas y Fontarel) envasaron 171 millones de litros de agua, un 8% más que en 2016 (158 millones de litros), y un 176% superior si echamos la vista atrás hasta 2010 (62 millones de litros). “El 80% de nuestra facturación es cerveza y en el 20% restante tienen cabida el agua, la sidra, el vino y los licores”, matiza Ignacio Rivera.

De cara al futuro, Ignacio Rivera tiene un sueño: llegar al 10% de ventas internacionales. “El nuevo plan tratará de consolidar más el ámbito internacional”, subraya. Y ahí jugará un papel relevante la planta de Estrella Galicia a construir en Brasil. ”Pasar de regional a nacional fue complicado. Pero los resultados están ahí y ahora vendemos más fuera de Galicia que en Galicia. Exportamos al exterior el 6% pero no somos una empresa internacionalizada. Asia es un mercado que estamos explorando. En España no necesitamos a un socio pero fuera sí lo estamos valorando”, concluye.