antibióticos

Los antibióticos son los medicamentos que eliminan las infecciones bacterianas. Antes de que existiese la penicilina, las personas morían por una simple infección, porque no existían antibióticos que eliminasen las bacterias y esas resultaban ser mortales.

Es importante que tomes los antibióticos solo bajo prescripción médica y el tiempo correspondiente. Después de tomarlos tu cuerpo ya estará preparado para continuar recuperándose solo.

No se deben usar los antibióticos para todo. Y no olvides que NO CURAN LOS VIRUS. Los resfriados, las gripes, la mayor parte de las bronquitis y los dolores de garganta que no sean provocados por estreptococos no se pueden tratar con antibióticos.

Además, debes saber que si tomas antibióticos y lo que tienes es un virus puedes llegar incluso a empeorar. Al igual que tampoco es bueno tomarlos más tiempo del indicado.

A continuación, te contaré un poco sobre las indicaciones de los antibióticos más usados del mercado y cuándo no deberías ni acercarte a ellos.

Ampicilina

antibióticos

Son antibióticos de la familia de la peniciunas y tiene una actividad parecida a la Amoxicilina. Los médicos lo recetan cuando se tienen infecciones respiratorias que sean producidos por bacterias, recuerda que no sirve con los virus.

También es usado en algunas infecciones tópicas o en infecciones que se dan exclusivamente cundo estás embarazada.

Hay que tener cuidado con este antibiótico si eres alérgico a la penicilina. Una particularidad de la Ampicilina es que se utiliza en el embarazo y en la lactancia, siempre por prescripción médica. No lo olvides.

El tiempo y la dosis te la debe de indicar el especialista, pero habitualmente suelen ser cinco días y la encuentras en pastillas de 250y 500 mg o en sobres de 125 mg cada 5 ml o de 250mg cada 5 ml.