Los eSports están perdidos, tienen su hueco en el territorio español pero no saben como legislarse y esto cada vez les crea más problemas. En un momento en el que todo se mueve en el mundo online con canales como Youtube o Twitch que no exista una legislación específica para trabajadores y competiciones en estos medios resulta un paso atrás en cuanto a innovación. Los eSports, deportes electrónicos, se encuentran en un momento de auge en el territorio europeo dónde se encuentra con diferentes inconvenientes.

Uno de los problemas principales es que cada club se puede acoger a un tipo de legislación distinta, por lo que la desigualdad entre unos y otros es más que notable. A esto hay que añadirle el estancamiento que produce no saber cómo manejarte dentro de la legalidad. Ha sido Easyoffer la empresa que se ha encargado de analizar todo este problema para que muchos sepan a lo que se enfrentan.

En estos momentos, los clubes se basan en la legislación mercantil y laboral, con la problemática de no saber si registrarse como club o como sociedad. “Los jugadores no saben que tienen que ser autónomos, y los empresarios no saben a qué figura jurídica acogerse”, comenta Ainhoa Torreblanca, abogada y especialista en eSport. Pero esta no es la única confusión a la que se enfrenta, no saber qué tipo de cuenta bancaria pueden abrir o cómo actuar ante lesiones, vacaciones o permisos son otras de las premisas que se quedan sin legislación específica.

En cuanto a la problemática de la cuenta bancaria, lo que se está haciendo hasta el momento es categorizarlas como temas relacionados con el juego y las actividades recreativas. Por otro lado, en caso de lesión, si el jugador es autónomo tendrá que hacerse cargo él mismo, algo muy distinto que les pasaría a aquellos que sean asalariados, ya que será la seguridad social quién se haga cargo de estos.

En vacaciones ocurre algo similar que, en el caso anterior, los asalariados cobrarán en este mismo periodo, mientras que los autónomos dejarán de cobrar. Por eso, los procesos de elección de jugadores se ralentizan, algo que cambiaría si se pudiesen legislar como un equipo deportivo normal.

DIFERENTES ESTRUCTURAS JURÍDICAS

Hasta el momento, lo más recomendable es que los clubes se registren como Sociedad Limitada, ya que es una personalidad jurídica propia y el administrador social queda protegido ante futuras situaciones de insolvencia. Pero, si los eSports fuesen deportes comunes se podrían acoger a la figura de club deportivo elemental o básico. Otra opción, a la que solo se podrán acoger los clubes que muevan menos masa de dinero y que jueguen en competiciones de menos rango, es la de asociación.

De mismo modo sucede con los contratos. En la actualidad, tanto los clubes como los jugadores se relacionan con contratos mercantiles, lo que quiere decir que los jugadores son remunerados por ceder sus derechos de imagen. Así, es el club el que usa la marca y el jugador quien representa al club en los torneos, como comenta Ainhoa Torreblanca.

De esta forma, en el caso de viajes por competición, será el equipo quién pague el desplazamiento, la estancia y la inscripción. También hay que destacar que los premios se reparten conforme al porcentaje que sé que haya acordado con anterioridad. Es complicado porque en la relación con la empresa el trabajador tiene que acatar las normas de esta, algo que sin ese contrato laboral específico se solucionaría.

LA POCA INNOVACIÓN DE HACIENDA HACIA LOS ESPORTS

Los equipos que estén registrados como Persona Jurídica están obligados al pago del Impuesto de Sociedades, el IVA, la Seguridad Social y las retenciones IRPF, en el caso de que haya empleados.

Pero esto no es todo, los salarios varían mucho de un club a otro. Es más, en Europa los sueldos son muy por debajo de lo que puede llegar a cobrar un jugador estadounidense o coreano. Aun así, en España tendrán que pagar la cuota mensual por autónomos y declarar los ingresos obtenidos en concepto de premios a través de la Declaración de la Renta. Esto es algo que acaba dañando los beneficios del jugador, porque posiblemente acabe perdiendo más que ganando.

En el caso de ganar dinero por Streaming hay que tener en cuenta que se puede categorizar de distintas formas. El dinero se puede ingresar por anuncios, patrocinio, subscripciones o donaciones. Es más, al ser una difusión online, el jugador tiene que pagar al Publisher por exponer su propiedad –siempre que no haya un acuerdo en el que se diga lo contrario.

La regulación es necesaria ya no solo para llegar al nivel deportivo que han obtenido otros países como Corea o Estados Unidos, sino para conseguir que dentro de nuestro territorio todos los grupos competitivos tengan los mismos derechos sin crear diferencias que podrían acabar con el crecimiento de una nueva forma de competición.

Comentarios de Facebook